La Conclusión 19 del Informe de esta Comisión multipartidaria, que preside Sergio Tejada Galindo, es sencillamente lapidaria:

"En sus declaraciones (AGP) ha incurrido en una serie de afirmaciones que se contradicen con la documentación".

Se trata de afirmar con palabras suaves que ha mentido con cinismo. ¡Eso es negar una reunión en Palacio con alguien ¡durante 04 horas!

Pruebas al canto: Negó haberse reunido en Palacio de Gobierno con el Secretario General del Ministerio de Educación, ASABEDO FERNÁNDEZ CARRETERO (o sea, el secretario del ministro CHANG ESCOBEDO, en tiempos de colegios emblemáticos).

Empero, el Registro de Visitas a Palacio del comedido secretario de ministro, consigna tres (3) reuniones con AGP. Además la esposa de Fernández Carretero fue la Jefa de la Oficina General de Administración de Palacio de Gobierno durante 4 años, entre 2007 y 2011. La nombró y mantuvo en Palacio Alan García. Eran esposos confiables.

Vendrán otras sabrosas perlas en las 237 páginas del Informe de la Comisión.

Sugiero a la Comisión Tejada, que tal como aparece en la Recomendación N° 12 del Informe, que aún no crucifica a García, amplíe y profundice sus investigaciones, a la brevedad, en esta veta sin fondo, citando de nuevo al mismísimo García, así como a todos aquellos que se reunieron con él en el mismo Palacio de Gobierno, entre los que están RICARDO MONT LING (hacedor a dedo de la remodelación de muchos colegios) e YVAN WALDEMAR GARCÍA GUERRERO (otro hacedor). Con este último AGP se reunió por 4 horas; sin embargo, AGP con cinismo lo negó así: "nunca había estado (García Guerrero) en el Despacho Presidencial".

¿Qué hizo RICARDO MONT LING, Gerente General de DHMONT, en 5 reuniones en Palacio de Gobierno, la última el 9-5-2011?

Todo esto lo deben aclarar los citados: AGP y sus contertulios palaciegos, remodeladores de los colegios emblemáticos.

¿Podemos hablar de una mera infracción constitucional, la únicamengte atribuida a García, por el dictado de un Decreto de Urgencia, si dichos personajes fueron los beneficiarios a dedo de las obras, muchas aún inconclusas, y son ajenos a la expedición misma del cuestionado Decreto, dado sin urgencia alguna y sin sustento técnico escrito, tal como lo reconoce el propio Informe congresal que reprobamos?

Documentos adjuntos