Irán ha dado grandes saltos en la fabricación de equipos valiosos para sus fuerzas navales estratégicas, hecho que ha sorprendido a las potencias mundiales, señaló el miércoles el subcomandante de coordinación de la Fuerza Naval de Irán, contraalmirante Amir Rastegari.

El contraalmirante Amir Rastegari tras referirse a la masiva cooperación de numerosos fabricantes iraníes con la Fuerza Marítima de Irán, añadió: “La presencia de la Armada persa en el Golfo de Adén no sólo garantiza la seguridad del país, sino también se ha convertido en un elemento auxiliar para ayudar a la flota comercial de países transregionales”.

Agregó que Irán goza de una ubicación geográfica destacada, pues, desde el punto de vista estratégico, se ha localizado en una zona muy importante en las aguas internacionales.

Asimismo, se refirió a las sanciones antiraníes, indicando que la Armada iraní ha demostrado que las sanciones no han tenido influencia alguna pues el país persa les ha convertido en oportunidades.

Hoy en día, podemos resistir ante el radicalismo de poderes hegemónicos y de ser necesario, mantener nuestra presencia en diferentes partes del mundo, aseguró.

Desde el año pasado, la Fuerza Naval iraní ha extendido el alcance de su presencia en las aguas internacionales, que incluye el despliegue de buques en el océano Índico y en todo el Cuerno Africano. Además, en febrero de 2011, envió por primera vez dos barcos al Mediterráneo a través del Canal de Suez.

En concordancia con los esfuerzos internacionales para combatir la piratería, la Armada iraní ha estado llevando a cabo, desde noviembre de 2008, patrullajes contra el pillaje en el golfo de Adén para proteger los buques que participan en el comercio marítimo, especialmente los buques y petroleros propios o arrendados por Irán.

El Golfo de Adén, que une el océano Índico con el Canal de Suez y el Mar Mediterráneo, es la ruta más rápida para los miles de buques que viajan anualmente entre Asia, Europa y las Américas.

Fuente: HispanTV, 12/07/2012.