JPEG - 38.3 KB
Delincuentes aman antejuicio e investigación preliminar

Cuando el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), de oficio o por denuncia de parte, abre investigación preliminar o procedimiento disciplinario, contra un juez supremo, lo hace por hechos de cierta gravedad o envergadura que llevarían a su destitución. No le compete investigar conductas nimias que no ameriten tal máxima sanción disciplinaria.

Los jueces en ese reprochable trance se saben, sienten y son llamados investigados; también sueñan y conocen que su destitución puede llegar.

Pero siguen ejerciendo la función de magistrado, o sea, resolviendo todo tipo de causas, desde la apertura de la investigación preliminar misma hasta la inflicción de la sanción, en cuyo interregno, a veces de años, se producen notorias ausencias y serios peligros, por un humano debilitamiento moral. ¡Así es la flaca naturaleza humana!

Ello explica que Javier Villa Stein, investigado por el CNM, públicamente zarandeado y asaz contrito, haya estado ausente en la ceremonia oficial que la Corte Suprema organiza por el Día del Juez, sin explicación alguna, ni verbal ni escrita o por interpósita persona. Uno y otro periodista lo buscaban; los fotógrafos, ni hablar. ¡Brillaba por su ausencia!

Tampoco estuvo el día de ayer, 3-8-2012, en un evento convocado para condecorarlo, por la Confederación de Trabajadores aprista, pues quizá no aprobó en única y última instancia su inmerecida condecoración, que inicialmente había aceptado.

A estas ausencias explicables, nos interesa añadir y parar mientes sobre los peligros del juez investigado. Son gravísimos, en verdad. Es más abordable, más influenciable y mucho más vendible al mejor postor, con mayor razón si busca levantar la hipoteca de decenas de miles de dólares que grava su residencia o comprar al contado, a nombre de parientes, una camioneta 4x4 de última generación, amén de hipertrofiar su hedonismo.

En cada una de las causas judiciales que tiene entre manos, desmoralizado como está, no presta la atención debida; ni atiende al justiciable que no le conviene, con quien se muestra hosco y huidizo.

El estudio de los medios probatorios, su análisis, contraste y apreciación razonada está ausente en su decisión. La componenda florece y fructifica para él.

Por eso, ojalá que el CNM nos libre de estos lógicos peligros, suspendiendo ipso facto al juez investigado. Que comience por el citado y conspicuo ausente en el solemne Día del Juez, de hoy 4-8-2012.

¡Que los del CNM demuestren que en verdad "no les tiemblan las manos", ni se acuerden del banquete pantagruélico que saborearon con el investigado, para sancionarlo por granuja! ¡Que alguna vez sea verdad tan manida frase!