Al término de un encuentro con la ministra sudafricana de Relaciones Exteriores, Maité Nkoana-Mashabane, la señora Hillary Clinton, al ser interrogada sobre la situación en Siria, declaró: «Pienso que podemos empezar a hablar y a preparar lo que sucederá después, al día siguiente de la caída del régimen. No estoy fijando un plazo. No puedo hacer la predicción, pero sé que eso va a suceder, como lo saben la mayoría de los observadores en el mundo. Es por eso que tenemos que asegurarnos de que las instituciones del Estado queden intactas. Tenemos que asegurarnos de que hayamos expresado expectativas muy claras para prevenir una guerra de religión. Los que tratan de explotar la miseria del pueblo sirio, ya sea enviando combatientes en su lugar o enviando terroristas, tienen que reconocer que eso no será tolerado, en primer lugar y ante todo por el propio pueblo sirio.» [1].

O sea,
- La secretaria de Estado estadounidense se opone a todo intento de ajustar cuentas a través de los sirios, pero al mismo tiempo se prepara para administrar un país que no le pertenece.
- La señora Clinton condena el terrorismo, a pesar de haberse regocijado por el atentado perpetrado en Damasco el 18 de julio, que decapitó el alto mando militar sirio, y también a pesar de que su presidente, Barack Obama, ha firmado una directiva secreta para la práctica del terrorismo contra Siria.

[1] “I do think we can begin talking about and planning for what happens next, the day after the regime does fall. I’m not going to put a timeline on it. I can’t possibly predict it, but I know it’s going to happen, as does most observers around the world. So we have to make sure that the state’s institutions stay intact. We have to make sure that we send very clear expectations about avoiding sectarian warfare. Those who are attempting to exploit the misery of the Syrian people, either by sending in proxies or sending in terrorist fighters, must recognize that that will not be tolerated, first and foremost by the Syrian people” (Hillary Clinton. 7 de agosto de 2012).