No deja de sorprendernos el discurrir de la Comisión encargada de seleccionar las ternas para presidente de OSITRAN. El jueves de la semana pasada se publicó la lista de los 10 postulantes que habían alcanzado el mayor puntaje en la evaluación curricular; y es evidente, que en esta etapa del proceso se han tenido en cuenta factores que están más allá de los estrictamente señalados en el reglamento respectivo.

Ello ha permitido separar del concurso a personajes altamente cuestionados en nuestro anterior artículo (OSITRAN: ¡Hemorragia de candidatos!), cuyas hojas de vida, sin embargo, superan en mucho a varios de los que finalmente han quedado en carrera, algunos de ellos inexpertos en la conducción de entidades, ajenos al quehacer del regulador bajo concurso o con una experiencia tangencial, que no garantiza, en ninguno de los casos mencionados, éxito para una entidad que tendrá a su cargo la supervisión de más de 6 mil millones de dólares de inversión, con tendencia a incrementarse por nuevas y necesarias concesiones y que deberá soportar presiones de todos los sectores involucrados en su accionar.

La depuración inicial de la Comisión dejó equivocadamente en carrera a postulantes que debieron ser igualmente desaforados por existir sobre ellos serios cuestionamientos en su ética o en su pasado laboral. Así tenemos por ejemplo un caso: ¡cómo puede continuar Santiago de Jesús Dávila Philippon, que con sus escasos tres años de experiencia gerencial en un área de gestión pasiva (Estudios Económicos en INDECOPI) no cumple con la Ley 28337! que exige que los integrantes de los Consejos Directivos de los reguladores hayan tenido experiencia en la toma de actitudes (¿qué decisión importante puede haber adoptado en su única y actual experiencia gerencial?). A ello se suma su condición de catedrático de la maestría de la universidad encargada de conducir la cuestionable, por su fácil manipulación, prueba escrita que se tomará el día de hoy y que resulta de carácter eliminatorio, en la que es presumible parta ya con ventaja determinante. Sobre el decimos: ¡basta ya de tecnócratas a dedo, que tanto daño han hecho al país!

Apreciamos asimismo, que sigue en carrera el eterno postulante en estos menesteres Oswaldo García Bedoya, quien nunca ha podido alcanzar el cargo de Director en un regulador y pretende, ya por tres veces, ser presidente de OSITRAN. Tal parece que no entiende que la sanción administrativa que le impuso el Programa JUNTOS el año 2008, por su mal manejo en las adquisiciones de la entidad, en su condición de Gerente de Administración, constituye un impedimento ético para conducir un regulador de la trascendencia de OSITRAN o cualquier otra entidad.

En el contexto de lo expuesto, no se entiende cómo pueden seguir en competencia Hjalmar Ricardo Marangunich Rachumi y Roberto Pablo Peralta Briceño. El primero, ex vice ministro de Transportes del ex ministro Enrique Cornejo de tristísima cuando no cuestionada trayectoria pendiente de una seria investigación, entre otras cosas porque juntos hicieron tabla rasa de los procedimientos de contratación establecidos, para favorecer indebidamente a determinados actores del mercado; y el segundo, ex integrante del Plan de Gobierno de Alejandro Toledo y “militante no inscrito” de Perú Posible, cuya cercanía política a un grupo interesado en la conducción del país es evidente y tanto perjudicial en una entidad que debe ser el fiel de la balanza.

En éste, que suponemos el concurso definitivo para la designación del presidente del OSITRAN, esperamos que la Comisión tenga en cuenta los argumentos expuestos y reflexione sobre la necesidad que esa importante entidad tenga al frente un profesional que reúna por lo menos las siguientes características: un pasado personal y profesional impecable; trayectoria profesional suficiente, esto es, experiencia en diversos sectores de la economía y dentro de ella, ser conocedor de la infraestructura y de la entidad que tendrá a su cargo; haber tenido ya a su cargo la conducción de entidades o empresas y haber desempeñado cargos de responsabilidad y toma de decisiones, es decir, un funcionario cuajado; deberá contar con cualidades para el manejo de personal y para soportar las previsibles presiones del MTC, MEF, PROINVERSION, concesionarios y supervisores (no puede designarse a alguien que llegue para comenzar a aprender a conducir instituciones); y finalmente, que esté dispuesto a deshacer los entuertos dejados por su antecesor y por el equipo que todavía se mantiene en el regulador, que tanto daño están haciendo al sector.

Confiamos que en estas últimas etapas la cuestionada Comisión reencauce su accionar y nos permita contar con un presidente del OSITRAN con las características mínimas enunciadas. Estaremos vigilantes. …………………………………….. Más información:
- ¿Concursos públicos decentes en Perú? http://www.voltairenet.org/Concurso...

- ¿Camorrero a presidencia de Ositran? http://www.voltairenet.org/Camorrer...

- OSITRAN: ¡entrevistados ni para el té! http://www.voltairenet.org/OSITRAN-...

¡Ositran: bomba de tiempo! http://www.voltairenet.org/Ositran-...

OSITRAN: ¡Declararían DESIERTA convocatoria! http://www.voltairenet.org/OSITRAN-...

¡Ositran: preocupante indefinición! http://www.voltairenet.org/Ositran-...

OSITRAN: ¡Declaran DESIERTO concurso! http://www.voltairenet.org/OSITRAN-...

¿Blindaje en Ositran? http://www.voltairenet.org/Blindaje...

Ositran: ¡hemorragia de candidatos! http://www.voltairenet.org/Ositran-...

Documentos adjuntos