8-10-2012

Es un conjunto de ciudadanos, periodistas, empresarios, diplomáticos, adalides vecinales, municipales y de toda índole, que tienen muy claro que la difícil vecindad con Chile constituye un tema cardinal en la formulación permanente geopolítica del Perú, su Estado y es misión irrecusable de todos los gobiernos encontrar una solución.

En un año confrontacional en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, lugar a que el Estado del Perú ha llevado al Estado de Chile por el contencioso limítrofe, es imprescindible subrayar que este hecho dinamizará, al margen de los resultados, entre otros retos formidables, la construcción de la complementariedad con el país del sur y la cimentación histórica del Perú con la contestación pendiente que se debe a sí mismo desde 1879.

Perú no está compelido a dar respuesta a ninguna otra nación. Tiene sí que construir la unidad nacional en torno a intereses soberanos comunes y en la procura de un desarrollo enérgico, científico, con justicia social y reparto democrático de la riqueza, para sus 30 millones de habitantes. PERU TIENE QUE RESPONDERSE A SI MISMO y esa circunstancia está pendiente desde 1879, año de la aciaga fractura que representó la guerra de rapiña que nos planteó Chile.

Las circunstancias de librar batalla jurídica, al margen del resultado en La Haya, plantean el dulce y fragoroso reto de comprender que ¡por fin! hay una posibilidad de sintonizar al cuerpo social peruano en torno a intereses comunes, imprescindibles y unificadores. Por tanto Perú, su Estado y cualquier gobierno, tienen que responder a su colectivo ciudadano que son todos los peruanos e ingresar con moderna estampa al reto contemporáneo de la paz y la complementariedad con los otros Estados latinoamericanos.

Al hombre y a la mujer comunes ¡nadie los toma en cuenta! Los sucesivos gobiernos, una vez apoltronados en la silla administrativa de Palacio, prescinden del ciudadano y hacen, no pocas veces, papelones entreguistas, vergonzosas claudicaciones e impresentables desempeños a todo nivel. La Cancillería parece olvidar que será la ciudadanía, con o sin uniforme, la que afronte y sufrague cualquier dinámica, en los diferentes campos de batalla y que por tanto, merece ser parte opinante y militante de cualquier esfuerzo.

Son pocas o mínimas las opciones que quedan para la generación que desde hace más de 35 años está en política. Sin líderes o pensadores de creación intelectual notable, huérfana de paradigmas, carente de cualquier visión nacional homogénea e integral del Perú, no es necesario exagerar en la necesidad histórica de asumir el liderazgo, teniendo como plataforma el reto de La Haya, pero recordando que la gran fractura nacional viene desde 1879, para reconstruir la Patria. Acaso sea magnífica ocasión para redimirse de la mediocridad intrascendente y nadería que ha caracterizado a esta generación. Al reto hay que dar una réplica, no está demás decir que para contribuir con su grano de arena, Perú, su propia Respuesta ensaya su contribución.

Las iniciativas que forjan diversos grupos en Perú, desde dentro, tienen que ver con la institucionalidad ciudadana y también con el país industrioso que no puede permitir su conversión en simple escaparate para la venta de mercaderías foráneas, baratas y de inferior calidad que las nuestras, porque ello equivaldría a dejar que nuestros trabajadores simplemente se conviertan en desempleados crónicos o sub-contratados por miserias pero con multimillonarias ganancias para sus transnacionales contratantes. Lo acontecido en países vecinos constituye señal de alerta de hacia dónde les conduce la enajenación de sus fuerzas productivas vía el facilismo que todo lo importa condenando a la bancarrota al cuerpo social que recibe esas invasiones cuantiosas.

La dinámica del NO a todo y del anti a cualquier cosa, es un camino poco útil y hasta deleznable porque empuja a posiciones dogmáticas, ineptas de cualquier reflexión constructiva o camino de avenida pensando en los próximos 100 años. No es nuestro derrotero acoderar el rencor y transformarlo en valla infranqueable. De ninguna manera.

Perú, su propia Respuesta propone ideas multidisciplinarias en variados terrenos: geopolítica, librepensamiento, defensa de la industria local, humor sobre nosotros mismos, historia de nuestro pasado y su reivindicación inclusiva y modernizante en los días actuales. La soberanía nacional no se concibe sin soberanía popular y ésta se verifica en cómo, desde la sociedad misma, se forjan asociación de capitales de trabajo con bajos intereses y morosidad cero y se avanza edificando alamedas populares pero absolutamente efectivas. He allí la riqueza de la iniciativa que no destruye y en cambio sí da ideas, las esparce y sublima la creación espiritual.

¿Qué propone Perú, su propia respuesta?

1) El análisis histórico de la difícil vecindad con Chile y la difusión pedagógica de la misma a través de un boletín electrónico periódico premunido de noticias, exégesis, propuestas, ensayos, opiniones, artículos de difusión, libros electrónicos y herramientas de juicio.

2) La comprensión cabal de qué significan los miles de millones de dólares invertidos masivamente en Perú por las empresas chilenas que han copado sectores vertebrales de la economía nacional y bajo la premisa que quien gobierna la economía tiene opciones inmejorables de gobernar la política para sus exclusivos e imperiales intereses.

3) Descubrir, más allá del análisis académico, cuáles son los caminos viables para la construcción de una respuesta histórica del Perú y cuáles las mejores propuestas nacionales que incluyan la defensa geopolítica de la nación, su proyección latinoamericana y su ambiciosa meta de constituir la más importante plataforma de comunicación desde el Océano Atlántico, cruzando las mesetas y cordilleras para llegar al Océano Pacífico y establecerse como la vía más eficiente hacia Asia. El eje Brasil-Perú tiene que demostrar su virtud y sus superiores precios competitivos, amén de distancias, para afirmar esta avenida de comercio exterior, unidad e integración de los pueblos.

4) Adiestrar a los líderes en el manejo de estas herramientas de análisis múltiple y preparar la vanguardia que, a su vez, entrene a los adalides de gobiernos regionales, municipalidades, clubes sociales, deportivos, entidades militares, escolares, universitarios, con miras a formar el pensamiento nacional unitario y propositivo en la construcción del ideal común de progreso, bienestar y desarrollo democráticos.

5) Transmitir a las decenas de miles de ciudadanos peruanos que viven en Chile que son ellos los adelantados de una paz que tiene que forjarse desde abajo y desde la atalaya de sus trabajos honestos y enlaces mientras que dure su estancia en el país del sur. Los compatricios que moran en Chile no pueden ser tan sólo productores de dinero y remesas.

6) Usar la experiencia de lo que se logre como plataforma cívica en el comportamiento integral, unificado y espiritual de los 30 millones de peruanos ante potenciales amenazas desnacionalizantes, desvalijadoras y, sobre todo, empobrecedoras.

¿Cómo hacerlo?

1) A través del boletín electrónico y con la participación activa, creadora y en múltiples formas de sus asociados.

2) Con la página web que publique estos boletines que podrá ser visitada,leída y comentada por quienes así lo deseen y a la altura del criterio que la hora necesita.

3) Con la dinámica que proveen las redes sociales, el correo electrónico y la telefonía por IP y celular que generarán alimentación y retroalimentación dinámica y diaria entre el boletín y sus recipendiarios.

4) La remisión masiva de emails con el contenido lectivo y socio-político, histórico y cívico mencionados, puede y debe constituir una respuesta orgánica que construya un pensamiento peruano integral, homogéneo, soberano, digno y con miras a la forja definitiva de la auto-estima nacional.

5) Una vez echada a caminar la red de pedagógica defensa y alimentación del conocimiento nacional histórico, el encuentro de grupos adherentes y simpatizantes debe concitar, por encima de parroquialismos bizantinos o partidarismos, una acción perenne y constante que nutra al ciudadano peruano de ideas, conceptos, actitudes, decisiones, horizontes unificados que respondan a los retos contemporáneos que nos plantean quienes están empeñados en erosionar las fortalezas locales y eventualmente enajenarlas a sus intereses haciendo inviable al Perú en su conjunto.

Compromiso

1) Perú, su propia Respuesta requiere de aportes para los próximos 36 meses y a través de cuotas cada 30 días. La bona fide y la entrega del boletín y sus contenidos demandan compromisos difusores de alta calidad y emotiva convicción. Esta es una tarea espiritual con clarísimos objetivos patrióticos, cada quien entra por su propia voluntad y sabe para qué cotiza y cómo las fechas de pago representan la continuidad en el esfuerzo y mejores elementos de hardware, libros de investigación, recursos para el desplazamiento al interior y al exterior y la edificación de una vastísima red de conexiones multidisciplinarias.

2) Perú, su propia Respuesta no es un partido político, tampoco un club electoral. Es un conjunto libre y digno de peruanos que entiende que la carpeta Chile representa una oportunidad y un reto. No debe descartarse que los miles de millones empleados por el vecino del sur en la compra de armamento sofisticado, sean para usarlos contra lo que ellos consideran su “enemigo natural”: Perú. Chile ha construido a expensas de Perú su destino nacional y si entre 1836-39 y 1879-1883 invadió Perú y destruyó al país, no hay nada que permita afirmar que eso no va a ocurrir en los días actuales y con perjuicio directo de todos los que vivimos aquí. Preparar una resistencia formidable con herramientas ideológicas e históricas y un claro designio de construcción de la Patria y la peruanidad, es un ámbito irrecusable que no necesita de mayor explicación y que conduce hacia la persuasión que todo esfuerzo disuasivo es imprescindible.

Llamado:

Si usted siente que esta convocatoria alienta todos esos propósitos en que siempre ha deseado participar, le extendemos la invitación y le pido fecha y hora para visitarle y en la expectativa de absolver sus múltiples interrogantes y planteamientos.

¡La Patria es ara, no pedestal! ...............................................

[email protected] http://perusupropiarespuesta.com/pe...

Documentos adjuntos


¡Perú, su propia Respuesta!
(JPEG - 11.9 KB)