17-10-2012

En una más de sus desgraciadas intervenciones el señor Evo Morales Ayma, que hoy rige los destinos de Bolivia, había manifestado en la Organización de las Naciones Unidas que “Chile no puede ignorar el derecho boliviano y prolongar el encierro geográfico impuesto por la fuerza”.

Semejante desatino (podríamos usar otro calificativo más fuerte, y no resultaría un insulto) primero nos da pena y después vergüenza ajena. ¿No hay alguien al costado del mandatario boliviano que le haya instruido en lo más mínimo sobre la historia de su país?

El Tratado de Límites de 1904, firmado y negociado en plena democracia en Bolivia, se constituyó en una política de Estado, porque fue negociado en el gobierno de Manuel Pando y se culminó y suscribió en el gobierno de Ismael Montes; ambos gobiernos elegidos constitucionalmente y ambos estuvieron bajo competencia soberana. ¿A qué se debió que Bolivia en 1904 ceda el territorio de Atacama que fuera usurpado antes al Perú en 1826?

La respuesta es clara, se debió a su falta de honorabilidad de respetar la palabra empeñada en una firma, Chile primero le da la oportunidad de un puerto, siempre y cuando ganen el Plebiscito sobre Tacna y Arica, una vez obtenidos esos territorios se los transferían a Bolivia y además los altiplánicos se comprometían a estar al lado de Chile para que éste gane el plebiscito, ver el Tratado sobre Transferencia de Territorios de 1895, prueba de la inquina de Bolivia contra el Perú.

No importa el aliado de la guerra, no importa tampoco que Bolivia haya sido quien generó el conflicto al violar un tratado de límites, y menos importa que los territorios codiciados pertenezcan a quien les tendió la mano para defenderlo y después abandonaran las acciones bélicas. Nada de esto importa, cuando no hay perspectiva, cuando no hay honorabilidad, cuando no hay vergüenza.

Entonces, Bolivia genera la guerra de 1879, luego se aleja del conflicto y el Perú queda solo; pacta con Chile un Pacto de Tregua donde deja en administración indefinida el territorio de Antofagasta, (no lo cede), pacta con el enemigo un Tratado para quedarse con territorios que son de su aliado y paralelamente una parte de los territorios que fueron dados en administración a Chile, son cedidos a Argentina, Chile reclama y endurece su posición contra Bolivia y Abraham Konig, los escarmienta con una nota diplomática contundente y después se firma el Tratado de 1904, donde Bolivia acepta el dominio absoluto y perpetuo de Chile sobre Atacama además de aceptar concesiones, ferrocarriles y dinero. Lo que se cumplió correctamente.

¿Estaba la ciudad de La Paz ocupada? ¿Hubo algún miembro de las fuerzas armadas de Chile dentro del territorio boliviano?, ¿algún carabinero por último? No nada. Bolivia cedió en plena paz, y en plena democracia de su país los territorios que ahora pasaban a poder de Chile. ¿De dónde saca el señor Morales que el tratado fue impuesto por la fuerza? Obviamente se trata de un discurso para personas que no conocen su propia historia y se les sorprende y tima. El gran inconveniente de esto es que se hace ante foros internacionales que en principio creen que lo dicho por el intonso es cierto, luego se investiga y se descubre la verdad, y Bolivia queda en el ridículo. ¡Ningún pueblo merece este castigo!

Chile por su parte, solo se ha dedicado al caso boliviano en permitir darle la cobertura que se merece y casi obviar este asunto. ¿Para qué tratar temas serios con gobernantes que no lo son?

El 13 de setiembre último el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia Evo Morales Ayma dijo, refiriéndose al tratado de 1904: “Yo no soy jurista, no conozco derechos internacionales, pero puedo entender que este tratado ya está muerto, ese tratado no está vigente para mí”. En realidad el no ser jurista no lo descalifica en interpretar uno que otro texto. Si el señor Morales ha leído el tratado debería de enseñarnos en qué parte ha sido incumplido y con su didáctica seguro que lo podemos entender. Lo que sí descalificaría al señor Morales es que no sepa leer y se atreva a opinar sobre algo que no conoce.

Sobre este tema, la respuesta chilena no se hizo esperar y Sebastián Piñera sólo dijo lo que cualquier presidente hubiese hecho para defender lo que considera que es patrimonio de su nación: “Los tratados se firman para cumplirlos” y añadió “Chile defenderá su soberanía con toda la fuerza del mundo, nuestro territorio, nuestro mar, nuestro cielo”. En el Perú consultaron al doctor Juan Velit que es muy buena gente y efectivamente eso es, y se le ocurrió decir que lo dicho por Piñera es “un mensaje cifrado para dos destinatarios Bolivia y el Perú”. ¿De dónde sacó semejante idea? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que en el lenguaje internacional todo es preciso y por eso que nuestra cancillería tomó el asunto como debe ser, con prudencia y sin opinar al respecto por tratarse de temas que corresponden a otros países.

Con precisión el canciller chileno Alfredo Moreno el 28 de setiembre, manifestó que: “Bolivia carece de derecho para reclamar una salida soberana al mar” y la respuesta del presidente boliviano fue simple, jugar un partido de futbol en el coliseo “Manuel Bonilla”, lugar donde alguna vez hubo un relleno sanitario.

Para hacer protagonismo el jefe del Estado boliviano dijo con contundencia en plena cumbre del ASPA: “Chile no es solo una amenaza para Bolivia sino también para el Perú. Chile es un peligro para la región”. Otra vez los altiplánicos piensan que pueden hacer entrometer al Perú en sus problemas de identidad o sus problemas internos. Y como no les resulta convincente su lamento, involucran a toda la región que ya los conocen y seguro ya les darán la limosna de “comprender el complejo boliviano”.

Finalmente, el 12 de octubre, Morales dio expresiones irreproducibles en un texto serio como éste, referentes a las relaciones con los Estados Unidos, No entendemos cómo puede haber un pueblo que soporte y reelija a personas tan elementales que podrían estar mejor en labores propias de su desarrollo intelectual. Gobernar un país no es una payasada, de por medio están sus habitantes. No obstante lo dicho, el 14 de octubre dijo que tiene como proyecto la instalación de un centro de mantenimiento para helicópteros de fabricación estadounidense. Una torpeza más del presidente boliviano, que insulta a los dueños de la tecnología y luego quiere que ellos vengan a enseñarles sin tener relaciones diplomáticas establecidas correctamente.

La verdad es que el verdadero peligro para la región es Bolivia, que de seguir eligiendo indefinidamente y produciendo seres humanos con las cualidades de Evo Morales, podemos tener en el futuro, más de ellos porque nos falta educación. Eduquemos a nuestra gente, no permitamos que nos pase el lamentable espectáculo que ocurre en Bolivia, que estoy seguro, sufre, con cada torpeza lanzada por su actual mandatario.

(*) Abogado

Documentos adjuntos