Sin el reo rematado en varios procesos e instancias, el fujimorismo sería quimérica ilusión. No es porque Fujimori sea un súperdotado, un sabio o destacado, sino más bien un ladino, mediocre, con ilicitud descomunal adornada por sus áulicos y, además, una gran parte de nuestro pueblo es un refinado producto social, histórico, cuyo inconsciente adquirido, influido de mil maneras sutiles y moldeado negativamente, explica su actitud gregaria, su apego a quien sea y aún su atomización en contra de sí mismo.

Este fenómeno psicoanalítico también se vive en la religión, en el fútbol, en la estructura de los valores, la ciega vocación, el confuso afecto y en otros campos, así como en la política partidaria. La venal y malquista prensa, en manos de los dueños del poder, juega un gran rol diario y preponderante en esta deformación.

Dos cartas manuscritas por Fujimori (una extensa, después de otra breve, a distancia en el tiempo), una foto plañidera tomada en su mullida cama, un autorretrato a colores de propia mano (toma bastante lapso pincelarlo) y otra foto pintando a Keiko para el 2016 (donde se lo aprecia más sano que enfermo), demuestran que todo lo idea, planea, decide, prepara, desarrolla y ejecuta desde DIROES como su propio director y guionista. Todo surge a partir de él, con cálculo y consciencia; los Raffo están a la mano y a pedir de boca para distribuir las imágenes mensajeras, ¿ad honorem?

El resto, son meros instrumentos de la carnestolenda fujimorista montada por mucho dinero por el líder en persona. Sin el reo todo sería un burdo espejismo, una torpe ilusión. La misma Keiko será víctima del celo del anodino Kenji, quien cuenta con el beneplácito del padre, ladino pintor y zamarro.

El sistema nacional de corrupción, sólidamente engarzado, que integra la prensa por paga, es su caja de resonancia. Los tozudos corruptos siguen estratégicamente ubicados en las diversas instituciones del entramado social. ¡No se necesita sembrarlos, crecen solos!

Sin embargo, me anima la convicción que el indulto no será concedido y quizá ni siquiera tramitado. Humala es dueño de sus miedos, cavilaciones y brumosas conveniencias; no querrá mirarse en el espejo multifacetado de marca Fujimori.

La Comisión de Gracias Presidenciales, integrada por 5 personas disímiles, prohibida como está de tramitar la solicitud, no creo que se atreva a violar su propio Reglamento por razones de humanidad. Este noble sentimiento no faculta, ni es norma permisiva, de la consumación de violaciones reglamentarias. Las reprueba.

Además, en cualquier momento, la Corte Interamericana de Derechos Humanos puede darnos una sorpresa, ejerciendo su competencia De Oficio. El Amicus Curiae presentado está siguiendo su camino procesal.

El colegiado interamericano puede dictar una medida provisional que frene el trámite ilegal del indulto. Para ello tiene abierto el procedimiento de supervisión de cumplimiento de su antiguo fallo de 14-3-2001, precisamente donde declara a los crímenes de Barrios Altos como de lesa humanidad, para los que está proscrita toda medida que vaya contra los efectos de una condena, como la amnistía, la prescripción de la acción penal y el indulto, entre otras.