La reforma tributaria del gobierno de Humala significa otra oportunidad perdida para implementar una reforma integral que permita cambiar el sistema tributario nacional, el mismo que es injusto y nada equitativo.

Las reformas tributarias aplicadas por los gobiernos de Fujimori (1994), Toledo (2003), García (2006) y Humala (2012) se han realizado de acuerdo con la política económica neoliberal, donde los ricos pagan menos impuestos y los pobres pagan más impuestos. Hay que tener presente que tanto Alan García, como Ollanta Humala, ofrecieron en sus campañas electorales implementar una reforma tributaria integral, lo cual significaba cambiar el sistema tributario nacional, para hacerlo más justo y equitativo, pero nos engañaron.

El actual sistema tributario nacional, injusto y nada equitativo, se viene aplicando durante dieciocho (18) años, siendo sus características las siguientes:

1.- La recaudación tributaria se sustenta en dos (2) impuestos, que son el Impuesto General a las Ventas (IGV) y el Impuesto a la Renta, siendo la mayor recaudación vía IGV.

El Impuesto a la Renta es un impuesto directo (progresivo), porque afecta más a los que más tienen. En cambio el IGV es un impuesto indirecto (regresivo), porque afecta igual a ricos y pobres, afectando más a los pobres que ahorran poco o nada, que a los ricos, que ahorran más y no pagan el IGV por este ahorro. Así por ejemplo, un IGV del 18% afecta en un 18% a una persona que consume todos sus ingresos, y en un 9% a una persona rica que se gasta en consumo la mitad de sus ingresos y ahorra la otra mitad, por la que no paga el impuesto.

2.- El principio tributario de IGUALDAD, que significa que todos deben pagar tributos pero de acuerdo a su capacidad económica, no se cumple en nuestro país, porque todos no pagan tributos y los que pagan no lo hacen de acuerdo a su capacidad económica.

3.- Otra manifestación de la desigualdad ante el tributo son las Exoneraciones tributarias del IGV sobre las operaciones de los bancos e instituciones financieras y sobre las operaciones de las AFP. Esto es inconcebible, porque todas las operaciones bancarias no están afectas al IGV, a pesar que tenemos conocimiento de las grandes ganancias que obtienen los bancos y las instituciones financieras. También contribuyen a la desigualdad ante el tributo, las exoneraciones tributarias del IGV e Impuesto a la Renta de las que gozan los centros educativos particulares (Colegios, Universidades e Institutos). Como es de conocimiento general, la educación particular es un gran negocio, razón por la cual llama la atención esta exoneración.

4.- Los Convenios de estabilidad tributaria, también contribuyen a la desigualdad ante el tributo. Los convenios de estabilidad tributaria, benefician al inversionista extranjero, pues les congelan las tasas (%) de los tributos, es decir, el incremento del porcentaje de los impuestos no los afecta y la creación de nuevos tributos, tampoco los afecta.

Los convenios de estabilidad tributaria en un primer momento contribuyeron al desarrollo del país, pues permitió atraer el capital extranjero. Actualmente no son necesarios en una economía estabilizada y más bien contribuye a la desigualdad ante el tributo, porque significa beneficios tributarios para el capital extranjero en perjuicio del capital nacional.

5.- Creación de impuestos confiscatorios y anticonstitucionales, como fueron el Impuesto Mínimo a la Renta (IMR), el Impuesto Extraordinario a los Activos Netos (IEAN), y el Anticipo Adicional del Impuesto a la Renta (AAIR). Todos estos tributos fueron derogados y declarados inconstitucionales el primero y el tercero.

En cuanto al Impuesto Temporal a los Activos Netos (ITAN) que continua aplicándose, tiene las mismas características del IEAN y el AAIR, deviniendo en confiscatorio.

6.- Se pretendió afectar con el Impuesto a la Renta de quinta categoría a personas que están en planilla, cuyos sueldos superan los S/ 1,000. Esta medida se frustró debido a las voces discrepantes.

7.- Implementación de políticas facilista de recaudación, pues se le encarga a terceros (contribuyentes) que hagan el trabajo que es de responsabilidad de la SUNAT, como es la designación de los Agentes de Retención del IGV y Agentes de Percepción del IGV. Si no realizan este trabajo son sancionados con multas.

Este sistema tributario nacional injusto y nada equitativo incentiva la evasión tributaria, que en nuestro país representa el 50 % del total recaudado.

Como podrá apreciarse no podemos continuar postergando la aplicación de una REFORMA TRIBUTARIA INTEGRAL, para de esta manera construir un SISTEMA TRIBUTARIO NACIONAL justo y equitativo, cuyas características serían:

1.- Todos deben pagar tributos, pero de acuerdo a su capacidad económica. Para lograr este objetivo debe dinamizarse el accionar de la SUNAT, realizando operativos para erradicar la Evasión Tributaria que se da en todos los tributos.

2.- La mayor recaudación tributaria deberá obtenerse vía Impuesto a la Renta, para lo cual la SUNAT deberá efectuar fiscalizaciones integrales. El IGV deberá disminuirse hasta en dos puntos porcentuales, por ser un impuesto que afecta a los más pobres. Hay que tener presente que en el anterior gobierno se rebajó el IGV del 19% al 18%, no afectándose la recaudación tributaria.

3.- Eliminar las exoneraciones tributarias del IGV a las operaciones de los bancos e instituciones financieras y las operaciones de las AFP. También deberá eliminarse las exoneraciones del IGV y del Impuesto a la Renta de las que se benefician los centros educativos particulares.

4.- No más convenios de estabilidad tributaria, porque contribuye a la desigualdad ante el Tributo; pero respetando los vigentes hasta que concluyan.

5.- Eliminar el ITAN, por ser confiscatorio.

6.- Eliminar progresivamente la política facilista de designar Agentes de Retención y Agentes de Percepción, pues significa recargarles de trabajo a los particulares.

Documentos adjuntos