Washington acaba de notificar a sus socios de la OTAN que el general John R. Allen está siendo objeto de una investigación del FBI.

El general Allen, que ya fue el sucesor del general David Patraeus como comandante de la coalición internacional que invadió y ocupó Afganistán, había sido designado por el presidente Barack Obama para ser el próximo Comandante Supremo de la OTAN o SACEUR [1], nominación que debe ser aprobada sucesivamente por el Senado de los Estados Unidos y por el Consejo del Atlántico Norte.

El general John R. Allen parece haber mantenido una relación sentimental con Jill Keley, la joven que comenzó la operación de chantaje que ya desembocó en la súbita renuncia del general Petraeus.

[1] Siglas de Supreme Allied Commander Europe.