Red Voltaire
Señal de Alerta

La Haya: ¡serena y vigilante expectativa!

+

29-11-2012

Frente a los objetivos hechos de participación oral ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por parte del demandante Perú y demandado Chile, por el contencioso marítimo de límites a que hemos llevado a los del sur, se impone mandatoria y firme la actitud de serena y vigilante expectativa.

El veredicto de los jueces de la Corte de Justicia está previsto para mediados del 2013. Nada sensato existe que cambie o la fecha de esta circunstancia o el estudio que promueva una solución jurídica.

Por tanto las numerosas expresiones de los ex jefes de Estado de Chile o la puntualización tranquilizadora de su vocera Cecilia Pérez subrayando que la voz de su gobierno la lleva el presidente Sebastián Piñera son datos públicos. Pareciera ser que hay muchas preocupaciones y que éstas no están en el Perú.

Pero como la caridad comienza por casa, resulta obligatorio llamar al orden a los numerosos diplomáticos redivivos, historiadores que no historian (ni siquiera se acordaron de la batalla de Tarapacá), intelectuales de quiosco o internacionalistas de fotocopia que han empezado a llenar de "opiniones" diarios, canales televisivos o radioemisoras. ¿Podría usted confiar en quienes nunca se preocuparon del tema limítrofe y de pronto se han vuelto sabios y especialistas en clases aceleradas de 24 horas? En el mundo se sabe que debajo de cada piedra del Perú hay un estratega y opinante para todos los temas.

Me atrevería con humildad y circunspección a sugerir que en La Haya no se acaba -o soluciona- la difícil vecindad con Chile.

Hemos propuesto en Perú, su propia Respuesta http://perusupropiarespuesta.com/pe... algunas ideas, acaso imperfectas pero audaces y que debieran ser consideradas para su estudio y crítica:

"En un año confrontacional en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, lugar a que el Estado del Perú ha llevado al Estado de Chile por el contencioso limítrofe, es imprescindible subrayar que este hecho dinamizará, al margen de los resultados, entre otros retos formidables, la construcción de la complementariedad con el país del sur y la cimentación histórica del Perú con la contestación pendiente que se debe a sí mismo desde 1879.

Perú no está compelido a dar respuesta a ninguna otra nación. Tiene sí que construir la unidad nacional en torno a intereses soberanos comunes y en la procura de un desarrollo enérgico, científico, con justicia social y reparto democrático de la riqueza, para sus 30 millones de habitantes. PERU TIENE QUE RESPONDERSE A SI MISMO y esa circunstancia está pendiente desde 1879, año de la aciaga fractura que representó la guerra de rapiña que nos planteó Chile.

Las circunstancias de librar batalla jurídica, al margen del resultado en La Haya, plantean el dulce y fragoroso reto de comprender que ¡por fin! hay una posibilidad de sintonizar al cuerpo social peruano en torno a intereses comunes, imprescindibles y unificadores. Por tanto Perú, su Estado y cualquier gobierno, tienen que responder a su colectivo ciudadano que son todos los peruanos e ingresar con moderna estampa al reto contemporáneo de la paz y la complementariedad con los otros Estados latinoamericanos.

Al hombre y a la mujer comunes ¡nadie los toma en cuenta! Los sucesivos gobiernos, una vez apoltronados en la silla administrativa de Palacio, prescinden del ciudadano y hacen, no pocas veces, papelones entreguistas, vergonzosas claudicaciones e impresentables desempeños a todo nivel. La Cancillería parece olvidar que será la ciudadanía, con o sin uniforme, la que afronte y sufrague cualquier dinámica, en los diferentes campos de batalla y que por tanto, merece ser parte opinante y militante de cualquier esfuerzo.

Son pocas o mínimas las opciones que quedan para la generación que desde hace más de 35 años está en política. Sin líderes o pensadores de creación intelectual notable, huérfana de paradigmas, carente de cualquier visión nacional homogénea e integral del Perú, no es necesario exagerar en la necesidad histórica de asumir el liderazgo, teniendo como plataforma el reto de La Haya, pero recordando que la gran fractura nacional viene desde 1879, para reconstruir la Patria. Acaso sea magnífica ocasión para redimirse de la mediocridad intrascendente y nadería que ha caracterizado a esta generación. Al reto hay que dar una réplica, no está demás decir que para contribuir con su grano de arena, Perú, su propia Respuesta ensaya su aporte."

Ver más allá del juicio y su resultado en La Haya es tarea imperativa para una generación en absoluto nadir y acaso, también, su resurrección política comandando las rutas de un destino promisorio y esperanzador.

Más que ver una eventual derrota ajena, aunque sea por un milímetro que cambie el status quo cuyo cumplimiento sí será polémico, hay que ver cómo administrar los ecos exitosos con miras a la complementariedad con los del sur. Mientras que la geografía y su majestuoso imperio siga como está, Perú y Chile deben conseguir, con respeto y altura, algún día, un edificio de cooperación y con miras a la formación de una Comunidad Latinoamericana de Naciones.

El bullicio de los lenguaraces irresponsables, la poca prudencia de una prensa subitáneamente enterada de un suceso que habían ignorado por largos años y la tropelía incontinente de "análisis", tienen que cesar para la propia salud del Perú.

Unir al Perú en su riquísima policromía cultural, productiva, histórica y de tradiciones en su vasto y múltiple territorio representa una respuesta sensacional. La respuesta que nuestra propia Nación tiene que darse. Y las estridencias sobran. Consideración a tenerse en cuenta en un reto al que hay que dar contestación.

Por eso: ¡Serena y vigilante expectativa!

Documentos adjuntos

 
Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.

La invasión turca en «Rojava»‎
Todo lo que nos esconden sobre la operación militar turca «Manantial de Paz» (3/3)‎
La invasión turca en «Rojava»‎
por Thierry Meyssan
El Kurdistán, obsesión del ‎colonialismo francés
Todo lo que nos esconden sobre la operación militar turca «Manantial de Paz» (2/3)‎
El Kurdistán, obsesión del ‎colonialismo francés
por Thierry Meyssan