El 4-3-2013 el promotor formal (los que están detrás son otros) de la revocación de Susana Villarán, Carlos Vidal Vidal, de quien Marco Tulio Gutiérrez es su representante, en acta suscrita ante los organizadores del evento del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Juan Carlos Ibáñez Alvarez y Alejandro Rodríguez Gamboa, nombró a tres (3) ponentes para el debate: Carmen Patricia Juárez Gallegos, Miguel Angel Saldaña Reátegui y Luis Alberto Tudela Varela. Los designa en su calidad de promotor.

Por presiones del fujimorismo agazapado se pretendió incluir a destiempo a Martha Moyano Delgado, por algo será, y por presiones invisibles se pretendió sustituir a Saldaña y Tudela por Wilson Barrantes Mendoza y otro más. ¡Así se mueven a los peones del ajedrez de una carnestolenda electoral o revocatoria!

Comoquiera que el debate peligraba no realizarse a las 8 de la noche, el mismo domingo 10-3-2013, a las 9 am, el citado promotor Vidal Vidal se reunió con los funcionarios del JNE, Ibáñez y Rodríguez, y ratificó el acuerdo anterior. Firmó el documento respectivo.

Suscribió un acta que dice: “ratifica el acuerdo del acta del 4-3-2013 donde se nombra a quienes participarán en la exposición de motivos y los ponentes son la señora Carmen Patricia Juárez Gallegos, Miguel Angel Saldaña Reátegui y Luis Alberto Tudela Varela”. Incluso figura en este instrumento que Patricia Juárez dará el “mensaje final en el bloque N° 6”. Se entiende, claro está, que los bloques acordados están en relación al número de ponentes o expositores.

Inconsultamente, alguien que está detrás de todo este tinglado amañado, que se burla de la ciudadanía, decidió que asistiera al debate únicamente Patricia Juárez y no los otros dos: Saldaña y Tudela. ¡Se buscaba, pues, la tole tole por cálculo anticipado y nefando!

Siendo la ponente Juárez nombrada o designada por el promotor de la consulta revocatoria, una mera expositora, gratuita o pagada no lo sé, carece de facultades para por así y ante sí, ir sola al debate y sustituir a sus otros dos aliados. Si a la prepo, o sea, con imposición propia e infundada, pretende usurpar esa función, es con la misma fuerza que ha debido impedírsele. Ni siquiera se ha podido nombrar o designar por sí misma, menos puede usurpar funciones y autodesignarse “sustituta” de roles ajenos.

¿Puede la abogada Juárez, designada con otros 2 ponentes, en plano de igualdad, sustituir a estos otros dos más, porque ellos no asisten al debate sin justificación alguna, pues Tudela se paseaba en otros canales de televisión? La respuesta es contundente: ¡Claro que no: a ella la nombran, no se autonombra o designa, es, además, incompetente para sustituir!

Documentos adjuntos