Red Voltaire
Señal de Alerta

¿Es Perú una mercancía?

+

13-3-2013

La ambivalencia de la expresión "poner en valor" es para algunos, otorgar reconocimiento y reivindicación a lo que se posee. Para otros, más palurdos y siempre vinculados al lucro, consiste en dotar de mejores atractivos comerciales en pro de una venta con más apetitosos resultados. Estriba el cuestionamiento actual en saber ¿si una nación con 30 millones de habitantes, dotada de los más extraordinarios ecosistemas y biodiversidad múltiple en todas sus regiones desde la costa marina hasta las selvas más abruptas, con recursos naturales ingentes y mal aprovechados, es una vulgar baratija a la que hay que "poner en valor" y venderla al mejor postor o al conjunto de secuaces que propenden a enajenar hasta su soberanía?

Quien piense al Perú como un bien de cambio sujeto al cubileteo de postores pirañas, atenazado a cotizaciones que hacen los poderosos para quienes la soberanía nacional es una patraña, simplemente es un traidor que hace las veces de agente nativo de poderes supranacionales que deciden cuánto vende Perú, a qué precios, a quiénes, en qué tiempo y cómo no lo hace si son propicias las escalinatas hacia abajo de la especulación en que incurren con mucha frecuencia los monopolios mundiales. En buena cuenta, un palurdo eslabón del sistema opresor del capitalismo salvaje.

No pocas veces, en los dos años que tiene la actual administración del presidente Ollanta Humala, se ha repetido la especie "poner en valor". Ayer mismo el jefe de Estado la usó refiriéndose a la gastronomía y a la pesca. Convendría enderezarle la pregunta ¿si considera al Perú como una mercancía? El salió elegido en segunda vuelta y con el respaldo de quienes creyeron en muchas promesas la mayor parte de las cuales ya fue olvidada, pulverizada con lápidas de alto tonelaje o descartada alevemente.

El lenguaje político en Perú tiende a la repetición truculenta de apostillas resobadas que vienen de traducciones que "aligeran" el trabajo de quienes las usan. Step aside, paso al costado, el galicismo "poner en valor" y así por el estilo. En los últimos treinta años la mediocridad comunicacional de los gorilas politicantes ha sido pavorosa y destructiva. Y quien quiera un ejemplo inverso, basta con que fije su observación en los inquilinos precarios de Plaza Bolívar: el Congreso.

Acaso convenga recordar -en Perú las cosas de puro sabidas, se olvidan- que fueron numerosas las culturas preincaicas y asombrosos sus logros ingenieriles en agua, canales, fuentes de regadío y técnicas agrícolas; el imperio incaico, aunque breve, logró la majestuosidad de un tamaño mayestático que tiene resabios en Chile y Argentina y hay misterios insondables que nos dicen que fueron agrupaciones humanas y civilizaciones portentosas de las cuales descendemos, con su cuota en el camino y fractura, de los españoles. Por tanto, algo fuimos y no poco debemos ser.

Entonces, para la consecución de ese presente y futuro contemporáneos ¿debemos poner en valor hasta Machu Picchu, vender el Pacífico o el Titicaca, el gas de Camisea, los recursos mineros, la biodiversidad, a los mejores precios posibles para enriquecimiento de gavillas antinacionales y empobrecimiento masivo de los habitantes del Perú? Hay gentuza aquí que ve "riqueza" y "desarrollo" y sus patrones de medición son los centros comerciales que instalan Ripley, Saga y otras tiendas. Al lado de esas realidades de concreto y neón, están los salarios de hambre, el aplastamiento masivo de la dignidad de los trabajadores, la violación total de las leyes laborales, la explotación del hombre por la empresa y el gobierno de turno que permite la comisión de estas tropelías.

Una nación en desarrollo, construcción y evolución, no es una baratija al decir de cualquier efímero e irresponsable funcionario que primero debería aprender castellano y luego incurrir en la emisión de pensamientos integrales, respetuosos de los derechos humanos y, sobre todo, de un acendrado amor por el Perú, sus Andes, Océano Pacífico y los 30 millones de habitantes.

No hay posibilidad de un país soberano si antes no logramos la integración latinoamericana y la puesta en marcha de un Estado nacional y nacionalista, premunido de firmes convicciones de aprovechar la modernidad del mundo actual y de dinamizar la valiosa carga humana que es uno de sus mejores estandartes.

"Poner en valor", ¡bah, huachafería barata de reducidores del espíritu nacional!

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hmujica.blogspot.com Skype: hmujica

Documentos adjuntos

 
¿Es Perú una mercancía?
(JPEG - 53.7 KB)
 
Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.