Una serie de atentados con bombas contra edificios públicos costó la vida a 24 personas en Luqkun, el 26 de junio de 2013, en vísperas del aniversario de los desórdenes de Xinjiang (ex Turquestán oriental) ) [1].

Según el Global Times, un centenar de miembros del Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (MITO) han regresado de Siria pero el embajador de Siria en Pekín sólo ha podido comprobar unos 30 casos  [2].

Independientemente de la cantidad, el apoyo que han encontrado en Turquía y la experiencia adquirida durante los combates en Siria hacen de esos militantes islamistas miembros de la etnia iugur una verdadera amenaza para la región china de Xinjiang.

El MITO, extensión china de al-Qaeda, está incluido en la lista de organizaciones terroristas de la ONU y 22 de sus hombres fueron capturados por las tropas de Estados Unidos en Afganistán y enviados a Guantánamo.

La presencia de yihadistas chinos en Siria está comprobada desde octubre de 2012 [3].

[1] «¿Qué pasa en Xinjiang?», por Domenico Losurdo, Red Voltaire, 12 de julio de 2009.

[2] «Xinjiang terrorists finding training, support in Syria, Turkey», por Lin Meilian, Global Times, 1º de julio de 2013.

[3] «Xinjiang jihad hits Syria», por Qiu Yongzheng y Liu Chang, Global Times, 29 de octubre de 2012.