Red Voltaire
«Tendencias del Oriente»

Inevitablemente, Occidente tendrá que recurrir a Siria

| Beirut (Líbano)
+
JPEG - 14.8 KB

Por Ghaleb Kandil

Los ministros del Interior de Francia y Bélgica, Manuel Valls y la señora Joelle Milquet, tocaron la señal de alarma, el viernes 6 de diciembre de 2013, sobre el número cada vez más elevado de europeos que viajan a Siria para luchar en las filas de diferentes grupos afiliados a al-Qaeda. Ambos ministros estimaron que esos elementos representan una amenaza para los países de la Unión Europea y sus aliados estadounidenses, canadienses y australianos.

Según las cifras que presentaron ambos ministros, entre 1 500 y 2 000 europeos han viajado a Siria. En junio eran sólo 600. La señora Milquet indicó que hay entre 100 y 150 belgas en las filas de los extremistas. Manuel Valls habló, por su parte, de 400 franceses que han pasado por Siria, donde luchan actualmente 184 de sus conciudadanos. Los demás han vuelto a Francia, donde los servicios de seguridad están buscándolos. El ministro precisó que 14 franceses han muerto en Siria y que un centenar están tratando actualmente de entrar en ese país.

Al comentar las facilidades que los gobiernos de la Unión Europea concedieron a los terroristas europeos que viajaban a Siria, Manuel Valls declaró:

«Cuando estalló el conflicto en Siria no era fácil actuar porque se trataba de luchar contra un régimen al que todos condenaban [En realidad se trataba de un régimen que estaba en la mirilla de todos los miembros de la OTAN, de Israel, de los países del Golfo y de Turquía, y de los agentes de Occidente. NdlR.], lo cual hacía las críticas muy difíciles. Las prerrogativas del ministro del Interior se limitaban a criticar las facilidades concedidas a los combatientes enviados a Siria y no a tomar medidas en contra de ellos. Hoy la situación ha cambiado y la mayoría de esos combatientes han expresado la intención de unirse a las organizaciones vinculadas a al-Qaeda.»

Es evidente que la situación ha cambiado en Siria y lo que no dijo el ministro es que la agresión contra Siria ha fracasado. Tampoco dijo que los terroristas que Occidente movilizó para destruir el Estado sirio no lograron vencer al ejército y el Estado sirios. Hoy en día el gran peligro es que esos terroristas regresen a Europa para crear allí redes de al-Qaeda, después de haber adquirido la experiencia necesaria en el campo de batalla sirio. Esos terroristas cuentan con el respaldo de Arabia Saudita –aliada de Francia y cliente de su presidente, con quien los sauditas han acordado jugosos contratos. [El presidente francés] Francois Hollande y sus ministros serán por lo tanto responsables por cada gota de sangre francesa que derramen esos terroristas a su regreso a Francia después de su derrota en Siria.

[El ministro francés del Interior] Manuel Valls trató de restar importancia al peligro que representa ese nuevo terrorismo, respaldado, armado y políticamente cubierto por la OTAN. Así que declaró:

«No percibimos actualmente un peligro directo o inminente para nuestros dos países y para sus intereses. Pero no debemos tomar este asunto a la ligera ya que los grupos islamistas combatientes se han fortalecido y se han hecho peligrosos.»

Lo más importante de todo esto es que Francia y Bélgica se esfuerzan por coordinar las operaciones en el seno de la Unión Europea con vista a la creación de una estructura común que se dedicaría a vigilar y perseguir a los terroristas que regresen de Siria. Los ministros del Interior de ambos países ya han realizado 3 reuniones sobre ese tema con sus homólogos de Gran Bretaña, Alemania, Holanda, España, Italia, Suecia y Dinamarca.

¿Por qué es Francia la que se encarga de esa coordinación? Es muy natural plantearse esa pregunta. La respuesta es que el peligro que representan los terroristas que vuelven de Siria exige una estrecha coordinación con las autoridades sirias en materia de intercambio de datos y de información de inteligencia. Los voluntarios occidentales [enviados] para reforzar a los «revolucionarios de la OTAN» se mueven en estructuras nuevas y organizadas, que sólo el Estado sirio conoce por haber tenido que luchar contra ellas durante los 3 últimos años. Y al ser Francia el país más hostil y extremista de la alianza antisiria se hace necesario ayudarla a reanudar el contacto con el Estado sirio, con el pretexto de coordinar la lucha contra el terrorismo. Ese proceso se desarrolla con la bendición de Estados Unidos, cuyo ministro del Interior [Secretario del Homeland Security. NdlR.] asistió a la reunión ampliada de Bruselas, [realizada] en presencia de Canadá y Australia, antes del encuentro de ministros europeos del Interior. Lo cual hace pensar que la amenaza del terrorismo afecta a todos los países que participaron en la agresión contra Siria.

Ya no es un secreto que numerosos responsables europeos de la lucha antiterrorista, principalmente los alemanes, han viajado a Damasco para analizar cómo coordinar la acción contra los terroristas con las autoridades sirias. El Estado sirio ha establecido un marco político bien definido para estudiar los pedidos occidentales. Y ese marco incluye el desmantelamiento de la alianza hostil a Siria y la adopción de posiciones claras.

Es ese el obstáculo que Francois Hollande está enfrentando, después de haber convertido el gobierno francés en un mercenario a sueldo de Bandar Ben Sultán [el jefe de los servicios de inteligencia de Arabia Saudita. NdlR.]. Por eso es que Estados Unidos trata de cubrir el viraje de Francia poniendo en sus manos un mandato atlantista para que coordine los esfuerzos occidentales de lucha contra el terrorismo.

Francia encabezó la campaña de mentiras sobre la presencia de elementos moderados entre los terroristas que operaban en Siria, gastó el dinero de los sauditas y organizó entregas de armas financiadas por Arabia Saudita y Qatar. Esas armas están hoy en manos de diferentes ramas de al-Qaeda, cuyas fechorías no han de limitarse únicamente al territorio sirio.

Todo Occidente se encuentra ante el inicio de una nueva era, en la que tendrá que mendigar los favores del resistente presidente Bachar al-Assad, el único que podrá proporcionarle tesoros en materia de datos de inteligencia para la lucha contra el terrorismo. Pero eso tendrá un precio político: el fin del respaldo a la agresión contra Siria.

Quien sirvió el veneno tendrá que tomárselo… esa es la maldición siria.

Declaraciones y posicionamientos

Hassan Nasrallah, secretario general del Hezbollah
«Las Brigadas Abdallah Azzam que reclamaron la autoría del doble atentado contra la embajada de Irán tienen un emir. Y ese emir es saudita. Y yo estoy convencido de que está vinculado a los servicios secretos sauditas. Son esos servicios quienes dirigen grupos como ese en diferentes regiones del mundo.
La intervención de los combatientes de la Resistencia en Siria ha permitido proteger la frontera libanesa. Si abandonamos nuestras responsabilidades en Siria, serán invadidas las fronteras siro-libanesas. Quiero recordar a todos que coches-bomba han penetrado en Líbano desde Yabrouk y Nabak. En Siria estamos luchando en defensa del Líbano. Llegará el día en que todos nos agradezcan nuestra intervención en Siria y en que se rinda homenaje a los jóvenes combatientes que murieron como mártires.
El Hezbollah cree en un Líbano que sea patria definitiva. Sabe que ninguna comunidad puede gobernar el país sola. No hay ninguna voluntad de hegemonía de parte del Hezbollah, ni sobre el Líbano ni sobre la vida política.
Me reuní hace varios días con una delegación qatarí. Qatar está reevaluando sus posiciones en esta región. Seguimos estando en desacuerdo con los qataríes en cuanto a la situación en Siria pero no tratamos de crear problemas con Doha ni con Riad. A la delegación qatarí le explicamos que toda intervención militar en Siria estaría condenada al fracaso y que sería un acto de locura. Hay que encontrar una salida política a la guerra que ya dura desde hace más de 2 años.
Todos los pueblos van a beneficiarse con el acuerdo entre Irán y las grandes potencias. Algunos países de la región ponían sus esperanzas en una guerra contra Irán, pero eso habría tenido repercusiones peligrosas para toda la región. El peligro de guerra estará siempre presente pero no creo que Israel pueda bombardear las instalaciones iraníes sin una luz verde estadounidense.
»

Michel Sleiman, presidente de la República Libanesa
«Es inadmisible que las relaciones históricas con un país tan querido para nosotros como Arabia Saudita se dañen lanzando acusaciones sin pruebas e interviniendo en los conflictos de los demás a favor de una de las partes y en detrimento de la otra. Todo eso sucede en momentos en que nuestro enemigo está concretando uno a uno sus objetivos. El Líbano se basa en el diálogo y en la coexistencia entre sus ciudadanos.»

Fouad Siniora, jefe del bloque parlamentario de la Corriente del Futuro
«La acusación injusta e infundada de sayyed Hassan Nasrallah contra Arabia Saudita en el caso del atentado contra la embajada de Irán en Beirut es inaceptable.
Arabia Saudita ha respaldado siempre al Líbano y los libaneses y ha actuado para sacar el país de las crisis en las que otros lo han sumido. Y sigue apoyando al Líbano, preocupándose por su soberanía y su independencia.
»

Nabih Berry, presidente del Parlamento libanés
«La supuesta primavera árabe nada tiene de primavera. Nosotros creíamos que habría cambios. Pero pronto nos dimos cuenta de que hemos involucionado, de que hemos vuelto a la Edad Media. Estoy particularmente aterrado ante el carácter sectario y confesional de las revoluciones. En el pasado, nos guiaban el arabismo y la lucha por recuperar Palestina. Alrededor de esos temas nuestras posiciones coincidían con [las del Che] Guevara y el presidente Fidel Castro, sin habernos reunido con ellos. Pero hoy en día esos temas han sido olvidados. Lo que predomina son los temas comunitarios, confesionales y sectarios en vez de ser la apertura y la lucha contra la colonización representada por Israel.»

Samir Geagea, jefe de las Fuerzas Libanesas
«Hoy estamos mordiendo el polvo en Líbano por causa de la participación del Hezbollah en la guerra en Siria. Es exactamente lo contrario de la teoría de sayyed Hassan Nasrallah, quien considera que yéndose a Siria está alejando a los yihadistas del Líbano. Para mí, ellos vinieron al Líbano porque él fue a meterse en Siria. Cualquier gobierno puede, si quiere hacerlo, presionar al Hezbollah para que se retire de Siria. El problema es que hemos perdido la costumbre de presionar al Hezbollah. Estamos ante la siguiente disyuntiva: hacer frente o morir lentamente. Recibiremos un golpe por aquí y otro por allá, pero en definitiva el triunfo del Estado exige algunos sacrificios.»

Alexander Zasypkin, embajador de Rusia en Líbano
«Desde el inicio de la crisis siria, Rusia ha respaldado la política de distanciamiento del gobierno libanés mientras que ciertos grupos del norte del Líbano ya estaban implicados en los combates. ¿Por qué tenemos nosotros que pedirle al Hezbollah que retire de Siria sus combatientes si nadie oyó los llamados que lanzamos hace 2 años pidiendo la retirada de los grupos armados provenientes del norte del Líbano? El Hezbollah está implicado en el conflicto sirio como resultado de la implicación de otros grupos extranjeros en la batalla. Nosotros respaldamos la política de distanciamiento del gobierno libanés para evitar toda escalada de la situación en Líbano. En Siria hay una verdadera guerra y nosotros queremos preservar la estabilidad del Líbano.»

Omrane al-Zohbi, ministro sirio de Información
«Si alguien piensa que iremos a Ginebra 2 a entregar las llaves de Damasco, es mejor que no vaya. La decisión está en manos del presidente Assad. Él dirigirá el periodo de transición, si llegamos a eso. Él es el líder de Siria y seguirá siendo el presidente de Siria.»

Fuente
New Orient News

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.