Ver también: «Organizaciones nazis irrumpen en el escenario europeo»

La prensa comercial occidental en su mayoría, las grandes cadenas de televisión, CNN, France 24, BBC, por citar solo las más conocidas, siguen desinformando cada día acerca de la crisis política y social en Ucrania.

Por un lado avanzan la mentira de la invasión militar rusa en la región ucraniana de Crimea, por otro lado están en plena crisis de histeria y odio contra el presidente ruso Vladimir Putin, como lo demuestra, por ejemplo, el mediocre editorial del diario suizo Le Temps (12.03.2104), una rabiosa nota sobre Vladimir Putin [1], totalmente fuera de contexto y de la realidad, pero muy reveladora del nivel intelectual de dicho diario y de los intereses ideológicos a los que responde. [2].

JPEG - 24.6 KB

La prensa comercial occidental en su conjunto opta por la desinformación [3] y rechaza la objetividad. Por ello mostramos este video realizado por la televisión RT, donde se da la palabra a la población ucraniana para que cuente en directo sus testimonios ya que es ella quien tiene que decidir su propio futuro.

)

En el video documental de arriba, puede verse un momento en que los «manifestantes democráticos» que han tomado el poder en Ucrania por la fuerza con apoyo de la Unión Europea y de Estados Unidos, realizan una marcha con antorchas, detalle muy revelador de su identificación ideológica e histórica con el nazismo.
En el video documental de abajo se muestra, a modo de comparación, una marcha nazi realizada en Alemania en 1933.

)

La alianza militar anglo-sajona, más conocida como OTAN, apoya, financia y promueve las organizaciones neonazis de Europa del este para que ataquen los intereses rusos, y esto desde la caída de la Unión Soviética.

JPEG - 34.2 KB
Neonazis ucranianos desfilan con antorchas en Kiev, festejando la toma de poder por la fuerza en Ucrania

Fuente: RT, 08 de marzo de 2014

[1] «Nous n’aimons pas Vladimir Poutine (No queremos a Vladimir Putin)», diario suizo Le Temps, autora Rinny Gremaud, 12 de marzo de 2014.

[2] El diario Le Temps tiene una cierta respectabilidad por sus informaciones financieras y comerciales, pero los analistas políticos están muy sorprendidos por la pésima calidad de su información política de la actualidad internacional, una información muy lejos del análisis y la lógica periodística.

[3] Ver: Proyecto Censurado para enterarse de como marcha la desinformación por el mundo.