El subsecretario de Estado a cargo de la propaganda estadounidense (Public Diplomacy), Richard Stengel, publicó en el sitio web del Departamento de Estado un post sobre el trabajo del canal de televisión Russia Today, que él califica de «propaganda», o sea de «diseminación deliberada de informaciones que se sabe que son falsas o de interpretaciones erróneas para influenciar al público» [1].

El jefe de la propaganda oficial estadounidense bromea sobre «la referencia constante a todo ucraniano que se opone a la intervención rusa en su país como terrorista y la repetición ciega de la afirmación ridícula de la semana pasada de que Estados Unidos invirtió 5 000 millones de dólares en el cambio de régimen en Ucrania. Esos no son hechos ni opiniones. Son alegaciones falsas y cuando la propaganda las presenta como noticias, está creando verdaderos peligros y dando luz verde a la violencia». [2].

Lo interesante es que Russia Today no se refería a los numerosos testimonios existentes sobre el financiamiento directo que la embajada de Estados Unidos en Kiev aportó a los manifestantes de Maidan sino al discurso que pronunció, ante la Fundación US-Ucrania, la subsecretaria de Estado Victoria Nuland. Hablando en nombre del Departamento de Estado, la señora Nuland declaró entonces, en plena crisis de EuroMaidan:

«Desde la independencia de Ucrania, en 1991, Estados Unidos apoyó a los ucranianos para que alcancen capacidades e instituciones democráticas, que favorecen la participación ciudadana y el buen gobierno, que son condiciones previas para que Ucrania haga realidad sus aspiraciones europeas. Hemos invertido 5 000 millones de dólares en ayudar a Ucrania a [alcanzar] esos objetivos y otros que garantizarán una Ucrania próspera, segura y democrática.» [3].

En realidad, el jefe de la propaganda estadounidense no desmiente a Russia Today sino… las declaraciones de la subsecretaria de Estado Victoria Nuland. Lo que trata de hacer Stengel es modificar la versión oficial estadounidense atribuyéndola a un interlocutor diferente.

[1] “Deliberate dissemination of information that you know to be false or misleading in order to influence an audience” in “Russia Today’s Disinformation Campaign”, por Richard Stengel, DipNote, State Department, 29 de abril de 2014.

[2] “The constant reference to any Ukrainian opposed to a Russian takeover of the country as a "terrorist." Or the unquestioning repetition of the ludicrous assertion last week that the United States has invested $5 billion in regime change in Ukraine. These are not facts, and they are not opinions. They are false claims, and when propaganda poses as news it creates real dangers and gives a green light to violence.”

[3] “Remarks by Victoria Nuland at the U.S.-Ukraine Foundation Conference”, Voltaire Network, 13 de diciembre de 2013.