Red Voltaire
Páginas Libres

¡Feliz día papá!

+

Corría, reía y te veía de lejos, mientras las olas de la corriente del mar a tu amor me llevaban, ¡vamos, salta, sin miedos!, yo tan pequeña, con tan solo unos años y tú, tan fuerte, tan protector, tan expectante, tan preocupado, tan ilusionado, tan motivador, tan sabio, tan héroe, tan papá.

Y aquellas noches frías en las cuales te despertabas sin poder pegar un ojo porque debías ver que todo, marchara bien en aquella hermosa cuna que compraste para mí.

Mi entorno se llenó de ti, nada lo cambiaría, llenaste mi vida, mi espacio, fuiste un reflejo de mi voz, mi luz en medio de tanta oscuridad, caí enseguida, rendida por ti, papito.

La libertad de mi alma me hizo nadar siempre por tu barca, fuiste mi primera compañía, mi primer amigo, mi maestro, mi guía, no hay en este universo -te lo dicen mis silencios- mejor padre que tú, te admiré tanto, no sabes cuánto, como solo una niña puede hacerlo al ver a su padre.

Con sólo una mirada, con sólo sentir tu presencia, yo era feliz y si tú me correspondías con un tierno beso ¡que más podía yo pedir!

Y si hubo un apagón alguna vez en mi corazón por algún castigo fuerte o ante mis conceptos erróneos de adolescente, alguna dura reprensión, luego con un abrazo tuyo se renovaba todo y como en un desierto que le cae la lluvia, todo se volvía a multiplicar en mí.

Hoy siendo adulta recuerdo cómo mi amor de niña me hacía dibujar en la playa donde me llevabas siempre, corazones que dentro con unas iniciales resumían tu nombre y el mío, Miguel y Zully y en la gráfica se veían así: " M y Z".

¿Sabes algo?: te llevo conmigo en cada paso que doy, tu fuerza, entusiasmo y optimismo me hacen persistir aunque el llanto a veces quiere dominar, apareces tú y eres como un escudo y cuando pronuncias mi nombre, yo te quiero cada vez más, papá.

Me regalaste mi casita de Barbie, mi casita de verdad, con golosinas y todo ¡qué generosidad!, me llenaste de lujos, jamás supe de necesidad, me hiciste vivir en un mundo de magia, una vida en rosa, para una niña que no sabía nada de la vida, todo ese tesoro en el que crecí fue un mundo sin igual.

Al ser mujer pude ver tus grandes esfuerzos por darme una vida diferente, como Dios en el firmamento, ocultando todo lo malo de esta humanidad, quizás hubieras evitado tanta pena, lágrima y sufrimiento si me hubieras contado aunque sea como un cuento, cómo era la cruda realidad.

Pero, eso ¡que importa ya!, si eres fiel conmigo, si me amas tanto, y no merezco tanto amor. Pero debes creer que son aquellos momentos que pase contigo en la niñez los que me hacen hoy vivir y si un día faltaras, este sentimiento por ti papá, no se detendrá jamás.

Así estés lejos en una tormenta, yo te buscaré, iré por ti, porque cuando el mundo me dio la espalda, me abrazaste y curaste las heridas, llegaré a donde vayas, no lo dudes. ¿Cómo no ir detrás de un hombre que me dio todo lo que pudo y lo que no, lo que tenía y lo que no, lo que existía y lo que no?

¿Cómo no corresponderte si tu amor y el mío es infinito? y hasta los últimos confines de la Tierra que llegue esta pequeña carta quiero que sepan todos que no te amé por las joyas tan caras que me diste, los infinitos viajes, los carros que me regalaste, las inmensas casas hermosas llenas de tanto esplendor, con piscinas sólo para mí, que siempre compraste para vivir juntos, con mi madre y mis hermanos y claro nuestro perrito Blacky no pudo faltar en mis cuitas familiares diarias contigo, todo eso te lo agradezco y mucho.

Pero así hubieras sido un simple carpintero, igual yo te hubiera amado, fue tu amor, el que me enamoró de ti cuando nos vimos por primera vez, papito lindo, el día que nací y que tú fuiste corriendo al cuarto de bebés con una sonrisa del tamaño del cielo, a verme, cargarme, y a llenarme de besos y frases cariñosas, te quiero mucho y te mando esta frase: ¡Feliz día papá!


- Para mi Judío de los 33
- Ante Dios un pliego de reclamos
- ¡Adiós Aristóteles!
- Chimbote: crónicas de una bahía
- ¡Las noches que te soñé!
- ¡Mujer los 365 días del año!
- ¡Mujeres de papel, aprendiendo a leer corazones!
- ¡Te amo América hermosa, te amo mamá!
- Una sonrisa de regalo para ti
- Los del 2004

Documentos adjuntos

 
¡Feliz día papá!
(JPEG - 60.3 KB)
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.