JPEG - 52.8 KB
¡Retos y caminos al triunfo!

¿Quién no tuvo un sentimiento de tristeza o de hacerse un nudo en la garganta en el momento de la tribulación y de la prueba?

¿Cuántas veces en medio del mar, vemos la neblina y el ojo de la tormenta y no la orilla?, lo más fácil es fracasar y huir como cobardes así como las ratas que por intuición desarrollada son las primeras en salir antes que se hunda el barco.

No debemos tener miedo ni horror, ni pánico a nada, no debemos detenernos ante nuestros sueños, así lo hayamos intentado hasta setenta veces siete.

He recibido muchas cartas, de personas, que han perdido la ilusión, la alegría y la esperanza, con tanta pena me duele saber que muchos se sienten perdidos y fracasados.

Toda envidia, celos, odio, críticas aún las lapidarias, no deben importarnos, cuando la gente quiera destrozarlo, y usted se sienta muerto en vida y que ya nadie confía en usted, continúe y vuele más alto, usted persevere, si ya ha intentado quizás durante cuarenta años, no lo dude toda esa maldad de las personas es sólo la antesala de las grandes bendiciones que vendrán en un futuro para su vida, todo eso le dará la capacidad de aprender y tener experiencia.

Recordemos a Thomas Alva Edison, cuando era niño lo regresaron a su casa con una nota de los directores del colegio a que asistía y en tal papel referían que debería abandonar la escuela porque era un niño retraído y que nunca aprendería ni lograría nada bueno en la vida, la madre de él decidió que ella le enseñaría, que sería su maestra, y después de muchos años este gran hombre intentando cientos de cientos de veces, entre otros inventos descubrió la transmisión de la electricidad de un filamento a la placa metálica.

Usted puede llorar, darse un tiempo pero no caiga en la tentación de claudicar.

Recuerde cuántas veces nos hemos caído antes de aprender a manejar una bicicleta, el terror que nos causaba que podríamos rodar aún si la bicicleta tuviera rueditas, ¿Lo recuerda? deje sus prejuicios y amarguras, nada ha cambiado, usted es sólo más adulto, tiene más edad, pero no se olvide del niño que usted fue y ¿cuánto se golpeó para aprender a caminar?, ¿cuánto lloró en su primer día de clases?, es normal que tengamos temor a la desconocido.

La fe produce paciencia y esta perseverancia, cuando Martin Luther King ganó el premio Nobel de la Paz en 1964, le preguntaron en qué se había inspirado y él respondió: "En la incansable perseverancia de mi padre".

Debemos reaccionar apropiadamente ante el fracaso, podemos ser perfectos y cabales aún en la más grande derrota, no olvide que usted puede creer que vencerá, tenga paciencia y tendrá éxito.

Ahora recordemos a Abraham Lincoln, de niño no pudo ni ir al colegio por no tener recursos económicos, hasta cuentan que sus padres no tenían ni para darle un par de zapatos, nunca pudo estudiar hasta después de trabajar mucho, logró juntar para ir a una universidad de leyes, tuvo un ingreso difícil en la política, nadie le apoyó y perdió en muchas elecciones e intentos que realizó para lograr una curul o un cargo público importante, sin embargo años después logró ser presidente de Estados Unidos en dos oportunidades.

¿No es eso un ejemplo de perseverancia? , ¿acaso desde un principio se dio por vencido don Abraham?, ¿acaso le importó el bullying o la burla sarcástica? que, por cierto, creí que eso del bullying era cosa de niños, pero hay tanta gente adulta tan malvada que sólo utiliza su tiempo en complicar y destruirle la vida a otros, Lincoln hizo oídos sordos cuando lo apuntaron con el dedo, y a los miles de deseos de odio que la clase alta y media de la sociedad norteamericana le tuvo, jamás se dio por vencido.

La evidencia de la resistencia contra usted es porque usted tendrá la oportunidad de ver sus sueños convertidos en realidad, Oscar Wilde dijo: "Experiencia es el nombre que todo el mundo le llama a sus propios errores", en esencia quiere decir fracasar es obtener una lección valiosa.

Si su sonrisa es insatisfactoria, si en la lucha el destino lo derriba, si en su vida hay faena excesiva y vil cosecha, si todo en su camino se hace cuesta arriba, si a su caudal se le seca el alma, no se desanime ni se rinda.

No dude y no abandone, aunque su paso sea lento y dificultoso, pelee con determinación e insistencia, si sus recursos bajan y la deuda sube, la vida es demasiado dura y casi siempre nos golpea, pero no dude y no se rinda porque la victoria es el fracaso al revés, tenga dominio propio y continúe y comerá maná escondido y tendrá un nuevo nombre, el que no se rinde pelea y el que pelea ganará la más grande guerra de su vida.

Que nadie le diga que usted está vencido, perdido, fracasado, o que no puede, que no tiene la capacidad para lograr lo que se ha determinado o porque es muy pobre, ignorante o porque se siente enfermo, viejo o cansado, usted puede convertir lo ordinario en extraordinario.

El camino del éxito no es recto, cuesta mucho manejarlo, hay una gran y peligrosa curva llamada "fracaso", una encrucijada llamada "confusión", piedras peligrosas llamadas "amigos", faroles de "adversidad" llamadas "familias", ( nadie es profeta en su tierra) llantas ponchadas llamadas "empleos" pero si tiene una "llanta de repuesto" llamada "determinación" un "motor" llamado ’perseverancia, una seguridad llamada "fe", un motorista llamado "confianza", llegará al destino llamado "Triunfo".