Red Voltaire

Por qué Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos regalan cazas franceses a Egipto

+

El presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sissi firmó con Francia –el 16 de febrero de 2015, en El Cairo– 5 contratos para la compra de armamento. La transacción incluye:
- 24 cazas Rafale fabricados por la compañía Dassault Aviation;
- 1 fragata multipropósito Fremm construida por DCNS;
- misiles aire-aire Mica y misiles crucero Scalp fabricados por MBDA;
- misiles aire-tierra 2ASM fabricados por la Sagem;
- sistemas de contramedidas para la protección de los cazas Rafale, fabricados por Lacroix.

El monto total de los contratos firmados se eleva a 5 200 millones de euros, en momentos en que Egipto está en bancarrota, a tal punto que se ha visto obligado a solicitar ayuda externa para alimentar su población.

Un primer pago, que abarca la mitad de la suma anteriormente mencionada, tendrá lugar al inicio del acuerdo. El segundo pago implicará un préstamo concedido a Egipto por varios bancos franceses y garantizado por el Estado francés.

La prensa francesa expresa su sorpresa ante la rapidez que ha caracterizado la conclusión de estos contratos y destaca, simultáneamente, la calidad excepcional del avión de guerra francés Rafale desviando así la atención de las razones que motivan la transacción.

En realidad, Estados Unidos ha decidido crear un pacto militar regional, que estaría bajo las órdenes de Israel e incluiría los regímenes sionistas musulmanes –fundamentalmente Jordania, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos– para garantizar la seguridad de la colonia judía de Palestina después del traslado de las tropas estadounidenses hacia el Extremo Oriente [1].

Pero resulta impensable que el general egipcio al-Sissi, quien hizo su campaña electoral invocando la imagen del difunto presidente Nasser, acepte la entrada de Egipto en esa alianza. Así que Washington ha puesto en manos de Riad la misión de estabilizar Egipto y de impedir a la vez que el país de las pirámides se acerque a su aliado histórico, que no es otro que Siria. Es por eso que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos pagarán el monto íntegro de la compra egipcia de armamento, cuya entrega se extenderá a 2 años.

Y si el avión seleccionado es el caza francés Rafale es porque Egipto no podía aceptar armamento estadounidense y porque Francia es el único país miembro de la OTAN que aún conserva su propia industria aeronáutica militar de alta tecnología. De hecho, todos los demás miembros de la OTAN han abandonado sus propias industrias de aeronáutica militar de alto nivel para unirse a la fabricación del cazabombardero multipropósito estadounidense F-35.

Desde hace 30 años, Estados Unidos se había dedicado a convencer a todos los posibles compradores del Rafale de que no debían adquirir el caza francés. Por ejemplo, la negociación de un importante contrato entre Francia y la India sobre la adquisición de esos aviones de guerra se vio interrumpida cuando París se negó a concretar la entrega a Rusia de los 2 navíos de guerra de la clase Mistral ya pagados por Moscú.

Hasta ahora, Francia describía al general al-Sissi como un espantoso dictador que había ahogado en sangre a la Hermandad Musulmana, movimiento que Francia respalda en países como Libia, Siria y Turquía. Sin embargo, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que han tenido que enfrentar varios intentos de golpe de Estado organizados por la Hermandad Musulmana, tratan de asociarse a Egipto precisamente para luchar contra esa cofradía.

[1] «El rearme de Obama», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 9 de febrero de 2015.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.