El gobierno de David Cameron ha desplegado fuerzas de élite en Siria para luchar contra el Emirato Islámico, según revela el Sunday Express [1].

Según la publicación, esta sería la respuesta de Londres al asesinato de una treintena de británicos abatidos durante la matanza de Susa, en Túnez, perpetrada el 26 de junio de 2015 y cuya autoría fue reclamada por el Emirato Islámico.

También según el Sunday Express, la fuerza británica se compone de 120 miembros del SAS (Special Air Service, las fuerzas especiales británicas) cuya misión consistiría en prestar apoyo terrestre a los bombardeos de la coalición internacional contra el Emirato Islámico, creada por Estados Unidos. Estos 120 miembros del SAS contarían a su vez con respaldo de 250 especialistas en comunicaciones y de otros expertos acantonados en la base de Incirlik, en territorio turco. La operación se desarrolla bajo la denominación de Shader.

Al mismo tiempo, 20 instructores del SAS han sido enviados a Arabia Saudita para entrenar a «rebeldes sirios» que supuestamente lucharán después contra el Emirato Islámico.

El Sunday Express no menciona en ningún momento que la operación Shader esté dirigida contra la República Árabe Siria sino que se trata de la versión británica de la operación estadounidense contra el Emirato Islámico.

[1] “SAS dress as ISIS fighters in undercover war on jihadis”, Marco Giannangeli y Josh Taylor, Sunday Express, 1º de agosto de 2015.