Red Voltaire

El perenne romanticismo de Agustín Lara

+

Para Elena Castillo, con afecto

JPEG - 100.4 KB

I. No importa cuál fue el lugar y fecha exacta del nacimiento de quien biológicamente falleció el 6 de noviembre de 1970; y una y mil veces es revivido en sus poemas-canciones de los que, dicen, escribió más de 1 mil. Es el músico-poeta Agustín Lara de quien, Granada y Farolito se siguen interpretando internacionalmente, como lo hizo Edith Piaf, con quien aparece en una fotografía del libro Agustín Lara: cien años, cien canciones, con una nota introductoria de Mario Arturo Ramos. Es una biografía. Un catálogo de más de 600 canciones que se pueden leer como poesías. Y un álbum de fotos del apodado Flaco de Oro; veracruzano, poblano y defeño, mexicano al fin, y uno de los mejores representantes de la cultura popular que no ha podido ser desplazado por la música y letras contemporáneas. Pianista, en 1928 se convirtió en compositor con su poema-canción: Imposible: “Yo sé que es imposible que me quieras/que tu amor para mí fue pasajero/y que cambias tus besos por dinero/envenenando así mi corazón./ No creas que tus infamias de perjura/inciten mi rencor para olvidarte/te quiero mucho más en vez de odiarte/y tu castigo se lo dejo a Dios…”. Su rima libre da libertad a la creación de esta inspiración.

II. Los más variados auditorios escucharon sus creaciones sentimentales, eróticas o de amor y desamor, interpretadas por mujeres y hombres o por sí mismo, como el poeta que sembró y cultivó las flores del bien y del mal para adornar el jardín femenino. “Poniendo la mano sobre el corazón/quisiera decirte al compás de un son/que tú eres mi vida/que no quiero a nadie/que respiro el aire/que respiras tú./ Amor de mis amores/vida de mi alma/regálame las flores/de la esperanza/permite que ponga/toda la dulce verdad/que tienen mis dolores/para decirte/que tú eres el amor/de mis amores…”. Fue poeta del amor por la mujer de carne y hueso; de la que se enamora y por la que renueva su inspiración de amor por la mujer-mujeres a las que cantó acompañado del piano. “Aquel amor que destrozó mi vida/aquel amor que fue mi perdición/dónde andará la prenda más querida/dónde andará aquel… aquel amor…”. Otra gran poesía con juego de imágenes, Azul: “Azul como una ojera de mujer/como un listón azul/azul de amanecer./ Cuando yo sentí de cerca tu mirar/de color de cielo de color de mar/mi paisaje triste se vistió de azul/con ese azul que tienes tú…”. O el desgarrador cuarteto: “Amor por ti bebí mi propio llanto/amor fuiste mi cruz, mi religión/es justa la revancha y entretanto/sigamos engañando al corazón…”.

III. Poeta del más puro romanticismo femenino, sus versos incendiarios de amor carnal, seductor y rebosante de erotismo estallan en sentidas canciones de bienvenida y despedida, de sorpresivos encuentros y dramáticos adioses: “Estoy pensando en ti, llorando/la noche es bella/llena de estrellas/mas qué me importa/estoy pensando en ti/llorando tanto/que a donde vayas/te ha de seguir/lo amargo de mi llanto…”. Sus canciones generan nostalgia por los amores idos, los no realizados y los que nacen de una mirada furtiva o una sonrisa obsequiada al azar… “Farolito que alumbras apenas/mi calle desierta/cuántas noches me has visto llorando/llamar a su puerta/sin llevarle más que una canción/un pedazo de mi corazón/sin llevarle más nada que un beso/friolento y travieso, amargo y dulzón…”. Humo en los ojos, María bonita, El primer amor, Mírame, y el vibrante retrato femenino: Mujer, fascinante descripción externa e interna de todas ellas. “Tienes el veneno que fascina/en tu mirar… sabes de los filtros del amor/tienes el hechizo de la liviandad… tienes en el ritmo de tu ser/ todo el palpitar de una canción/eres la ilusión de mi existir/mujer…”.

Ficha bibliográfica:
Autor: Agustín Lara
Título: Cien años, cien canciones
Editorial: Océano de México

Fuente
Contralínea (México)

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.