Foto: Ejecución de traficantes de droga en Irán.

La vicepresidenta de la República Islámica de Irán, Shahindokht Molaverdi, reveló a la agencia de prensa Mehrs que todos los hombres de una aldea del sur del país fueron condenados a muerte y ahorcados por tráfico de drogas [1].

Según la ley iraní, la pena de muerte se aplica sólo a los casos de alta traición, los crímenes de sangre y el tráfico de droga. Contrariamente a lo que afirma la propaganda occidental, en Irán los delitos vinculados a cuestiones sexuales no se castigan con la muerte.

En virtud de una disposición islámica, las sentencias judiciales pueden ser derogadas a pedido de la víctima del crimen o delito, o de los familiares de dicha víctima. De hecho, esta posibilidad reduce considerablemente el número de ejecuciones vinculadas a los crímenes de sangre, aunque no reduce las ejecuciones por crímenes cometidos contra la sociedad. Fue así como al menos 753 personas fueron ahorcadas en Irán en 2014, haciendo de la República Islámica el Estado más severo del mundo, en relación con su cantidad de habitantes.

El tráfico de drogas se ha convertido en Irán en una cuestión particularmente sensible desde que las mafias cruzan la frontera afgana e inundan la República Islámica con estupefacientes. Sin embargo, la condena y ejecución de todos los hombres de una aldea constituye una decisión sin precedente. La aldea en cuestión se halla en la provincia de Sistán y Baluchistán y en esa apartada región del país los magistrados tienden a ser mucho más severos con los no persas.

En sus declaraciones a la agencia Mehrs, la señora Shahindokht Molaverdi no cuestiona la justificación de la sentencia. Sí plantea, en cambio, la cuestión del futuro de las familias a la luz de la Constitución. A pesar de que la Constitución de la República Islámica confiere a la familia un papel central en la sociedad, las autoridades locales no habían previsto ninguna disposición en ayuda de las mujeres y niños de la aldea.

[1] «حمایت ازخانواده اعدامیها دربرنامه ششم/۲۰صفحه شاخص عدالت جنسیتی», Mehrs Newsagency, 23 de febrero de 2016.