El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, ordenó al ministro de Defensa Serguei Choigu iniciar, el 15 de marzo, la retirada de las fuerzas rusas presentes en Siria.

«Estimo que los objetivos fijados al ministerio de Defensa han sido alcanzados de manera general. Por eso ordeno comenzar la retirada de una parte importante de nuestro contingente militar del territorio de la República Árabe Siria a partir de mañana», declaró el presidente Putin, el 14 de marzo de 2016 [1].

En 5 meses y medio, el contingente militar ruso destruyó las principales infraestructuras y fortificaciones que los yihadistas habían construido en Siria, así como el sistema de exportación del petróleo robado por los terroristas. También puso en manos del Ejército Árabe Sirio importantes cantidades de material moderno y garantizó la formación de los soldados sirios en el uso del nuevo equipamiento.

Se estima que la mayoría de los yihadistas originarios del Cáucaso han resultado muertos durante la operación militar rusa en Siria.

[1] «El anuncio de la retirada rusa de Siria]», Red Voltaire , 14 de marzo de 2016.