En Francia, el ex director central de la Policía Nacional, Frederic Pechenard, criticó enérgicamente el tratamiento que el ministro del Interior está dando a la crisis de seguridad que atraviesa el país. Pechenard señaló que prolongar el estado de urgencia mientras se celebra la Eurocopa de futbol es una medida totalmente incoherente: o existe una amenaza grave y se decreta un estado de urgencia que prohíbe toda concentración importante de personas, o el riesgo es moderado y se levanta el estado de urgencia para realizar la Eurocopa.

El director general de la Seguridad Interna, Patrick Calvar (en la foto) compareció el 10 de mayo ante la Comisión de Defensa Nacional y Fuerzas Armadas de la Asamblea Nacional en una audiencia sobre la posibilidad de nuevos atentados del Emirato Islámico (Daesh) en Francia [1]. Calvar observó que alrededor de 400 menores franceses viven actualmente en zonas de combate de Siria y que algunos de ellos reciben allí formación para el manejo de armas, lo cual modifica fundamentalmente la situación.

El jefe de la Dirección General de Seguridad Interna (DGSI) subrayó, sobre todo, que el problema de seguridad que Francia enfrenta en este momento proviene no tanto del Emirato Islámico como del proceso de radicalización que se extiende tanto a los jóvenes franceses que se van a luchar en Siria como a los grupos franceses de extrema derecha y consideró inevitable a corto plazo el enfrentamiento entre unos y otros. Finalmente, estimó que es necesario reforzar la legislación francesa sobre las armas, como ya se hizo en el Reino Unido.

[1] «Audition de Patrick Calvar, DGSI, par la Commission de la Défense », Réseau Voltaire, 10 de mayo de 2016.