El presidente de Francia, Francois Hollande, recibió el 22 de mayo de 2016, en la sede de la presidencia, una delegación de kurdos de Irak conducida por el propagandista Bernard-Henri Lévy. En ese encuentro, Hollande garantizó a la delegación la continuidad de la política francesa hacia el gobierno regional kurdo de Irak, al que París está armando directamente –en franca violación del derecho internacional– sin pasar por el gobierno central iraquí de Bagdad.

JPEG - 31.8 KB

Al día siguiente, 23 de mayo, el ex ministro francés Bernard Kouchner (en el centro de la foto) –candidato perdedor al puesto de representante de la ONU en Irak, en 2003– inauguró una representación de los kurdos de Siria en París. Estos últimos disponen ahora de una oficina amablemente puesta a su disposición por Bruno Ledoux (a la derecha en la foto), un riquísimo magnate de la prensa francesa (controla el diario Libération, el semanario L’Express y el canal de televisión i24news…) estrechamente vinculado a Israel.

JPEG - 38.3 KB

Simultáneamente, la ministra francesa de Medio Ambiente Segolene Royal, madre de los 4 hijos del presidente Hollande, era recibida en Estambul por el presidente turco Erdogan.

Francia no reconocerá la representación de los kurdos porque ya reconoció la Coalición Nacional siria (oposición siria en el exterior) como único interlocutor legítimo y se comprometió oficialmente a proteger la integridad territorial de Siria.

Pero, en 2011, los entonces ministros de Exteriores de Francia y Turquía, Alain Juppé y Ahmet Davutoglu, se comprometieron a participar juntos en la guerra (ya declarada) contra Libia y contra Siria (aún no declarada en aquel momento). El acuerdo franco-turco preveía la creación, en territorio sirio, de un nuevo Estado hacia donde serían expulsados los kurdos de Turquía.

Posteriormente, el 31 de octubre de 2014, el presidente Hollande recibió oficialmente a Recep Tayyip Erdogan en la sede de la presidencia, donde los dos recibieron en secreto a Saleh Muslim, uno de los dos copresidentes de los kurdos de Siria, para concluir un acuerdo tripartita.

Pero, el 8 de febrero de 2015, Hollande recibía oficialmente a la otra copresidenta de los kurdos de Siria, fiel al dirigente histórico de los kurdos de Turquía, Abdullah Ocalan, lo cual provocó la cólera de Turquía, y el 13 de noviembre de 2015, varios atentados, cuya autoría reclamó el Emirato Islámico, fueron perpetrados en Francia, que había traicionado los compromisos contraídos anteriormente.