La Comisión de Ciencias de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense reactivó el caso de los emails de Hillary Clinton, apuntando ahora a la empresa que instaló el servidor personal que la señora Clinton utilizó mientras ocupaba el puesto de secretaria de Estado.

Durante la campaña electoral de la última elección presidencial, el hoy presidente Donald Trump cuestionó a su adversaria, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, por haber instalado en su residencia un servidor privado a través del cual circularon emails con información clasificada.

Hillary Clinton nunca logró explicar por qué había solicitado a la empresa Platte River Networks (PRT) la instalación de un servidor privado, del que fueron borrados miles de mensajes antes de su entrega a los investigadores del FBI.

La posesión de un servidor personal es la única posibilidad de intercambiar mensajes electrónicos escapando al control de los servicios del Estado federal y de poder borrarlos sin que subsistan huellas de su contenido, ya que los servidores de los organismos oficiales, al igual que los servidores comerciales, están obligados por ley a conservar los mensajes de los usuarios. Donald Trump señaló en aquel momento que el servidor privado de Hillary Clinton pudo ser utilizado para esconder la existencia de comunicaciones entre la entonces secretaria de Estado y la Hermandad Musulmana.

Aunque carece de poder penal, la Comisión de Ciencias de la Cámara de Representantes está a cargo de la seguridad de las comunicaciones gubernamentales y solicitó a la empresa Platte River Networks (PRT) que le entregara las condiciones exigidas para la instalación del servidor privado de la señora Clinton. Después de tratar de ganar tiempo, la empresa acabó acogiéndose a la IV y la V Enmiendas para evadir la solicitud de la Comisión.

Lo anterior significa que al no existir «presunción seria» ni investigación penal, la empresa se niega a entregar documentos internos y se niega igualmente a cooperar con la investigación de la Comisión.

Ante esa respuesta, la Comisión acaba de poner el caso en manos del secretario de Justicia Jeff Sessions [1].

[1] “Smith Refers Platte River Networks CEO to the Department of Justice”, House Science Committee, 27 de abril de 2017.