JPEG - 104.6 KB

Se le ofreció un plazo de 90 días para modificar esa conducta, o sea, rediseñar su algoritmo que le otorga esa ventaja. Si no lo hace, podría recibir multas hasta del 5 por ciento de sus ingresos diarios, lo que sí será una gigantesca cantidad de dinero, alrededor de 14 millones de dólares diarios. Además si no lo hace, se arriesga a que le obliguen a indemnizar a las compañías que se han visto afectadas por su comportamiento.

No se sabe aún si Google apelará y llevará a tribunales el asunto que podría tardar unos años en resolverse. Generalmente las grandes empresas enfrentan acusaciones (sobre todo en Europa) por ser dominantes y abarcar demasiado. En este caso el problema no es ése, sino que dé un trato preferencial a sus propios servicios, lo que representa una trampa para cualquiera.

Existe una posibilidad que este asunto genere un conflicto con el gobierno estadunidense, sin embargo eso nunca le ha impedido a la Unión Europea meter en cintura a las gigantescas empresas que tienen su base en Estados Unidos. Los legisladores de este país, desde hace 7 años, se han mostrado preocupados por la tendencia europea de “discriminar” a compañías digitales del extranjero, principalmente las de su país. Durante el gobierno de Barack Obama se reclamaba lo mismo: decían que Europa bloqueaba el talento e innovación estadunidense.

Algo a resaltar es que la Comisión Europea sanciona una actividad relacionada con las búsquedas por internet. Y se vienen otras acusaciones en contra de la empresa: contra su plataforma móvil Android para teléfonos inteligentes y otra contra su navegador Chrome.

En México estamos lejos de regular actividades online para proteger a los usuarios o evitar que sucedan este tipo de abusos. Y además, si en lugar de dedicarse al espionaje, el gobierno mexicano tratara asuntos legales de este tipo para favorecer la competencia y a los emprendedores mexicanos, podría imponer multas similares. Con los ingresos por esas multas ya hubiera ayudado a tapar las pérdidas económicas que ha dejado la privatización.