Según el canal 10 de la televisión de Israel, el encuentro de agosto 2017 entre una delegación israelí y el general H. R. Mcaster, consejero de seguridad nacional del presidente estadounidense Donald Trump, fue muy tormentoso [1].

De hecho, el general McMaster rechazó todos los pedidos de Tel Aviv tendientes a empujar al Hezbollah y las fuerzas iraníes lo más lejos posible de Israel.

Al parecer, el general McMaster incluso declaró durante el encuentro que el Hezbollah no es una organización terrorista sino una red de resistencia.

Israel atribuye al Hezbollah toda una serie de actos terroristas registrados en todo el mundo, en países como Argentina y Bulgaria. Aunque las acusaciones israelíes contaron en algún momento con apoyo de los gobiernos de esos países, generalmente han acabado encontrando la oposición de los jueces locales.

Estados Unidos tiene clasificado oficialmente al Hezbollah como «organización terrorista», al igual que el Emirato Islámico (Daesh).

[1] «Delegación de Israel en la Casa Blanca para hablar de Siria», Red Voltaire, 16 de agosto de 2017.