Los parlamentos de Georgia, Moldavia y Ucrania celebraron una conferencia conjunta en Chisinau, el 2 de marzo de 2018.

En una declaración común, los presidentes de los parlamentos de esas tres Repúblicas ex soviéticas denunciaron la ocupación de sus países por parte de las fuerzas armadas rusas, refiriéndose a Osetia del Sur y Abjasia, Transnistria, Crimea y la región de Donbass [1].

Los parlamentarios presentes, que hicieron sus intervenciones rodeados de responsables estadounidenses, anunciaron la reactivación de la Organización para la Democracia y el Desarrollo, más conocida como GUAM, en referencia a los países que la componen –Georgia, Ucrania, Azerbaiyán y Moldavia.

Azerbaiyán, que desde los años 1990 perdió el control de la región conocida como Nagorny Karabaj (o Alto Karabaj), que cuenta con el apoyo de Armenia, país aliado de Rusia, no asistió como país a la conferencia de Chisinau.

El GUAM fue creado bajo la influencia de Bill Clinton y de George Bush hijo con el fin de construir oleoductos sin pasar por el territorio ruso y garantizar su total control militar. Pero el proyecto no llegó a realizarse y la organización se había disuelto.

[1] “Moldova, Georgia, Ukraine Decry Russian Presence”, Associated Press, 2 de marzo de 2018.