El consejero del Kremlin a cargo de la ayuda a otros países, Vladimir Kozhin, declaró que Rusia no entregará sistemas antiaéreos S-300 a Siria.

La anulación de la entrega a Siria de esos modernos sistemas de defensa antiaérea se produce después de la visita del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, a Moscú –el 9 de mayo– y de los intercambios de disparos de misiles del 10 de mayo entre las fuerzas presentes a ambos lados de la línea de demarcación del Golán ocupado por Israel [1].

Moscú había mencionado como posible la entrega de sistemas antiaéreos S-300 después del bombardeo occidental (Estados Unidos, Reino Unido y Francia) del 14 de abril de 2018 contra la República Árabe Siria.

En otras palabras, la Federación Rusa, que protege el espacio aéreo sirio, no desea que el Ejército Árabe Sirio tenga que hacerse responsable de la defensa de los objetivos militares iraníes en suelo sirio.

[1] Ver «Rusia se opone a una guerra entre Irán e Israel» y «¿Irán e Israel han iniciado una nueva guerra?», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 8 y 11 de mayo de 2018.