El presidente ruso Vladimir Putin propuso en Helsinki a su homólogo estadounidense Donald Trump aclarar definitivamente las alegaciones sobre una supuesta injerencia rusa en la elección presidencial estadounidense de 2016.

Putin propuso concretamente que investigadores estadounidenses viajen a Rusia para interrogar a las personas que consideran sospechosas mientras que investigadores rusos viajarían a Estados Unidos para interrogar allí a los sospechosos del caso Browder.

Rusia estima que las acusaciones sobre la supuesta injerencia rusa en la última elección presidencial estadounidense son una manipulación organizada por el estafador británico William Browder (ver foto) por cuenta de ciertos funcionarios de los servicios de inteligencia de Estados Unidos [1].

La Casa Blanca no ha querido aceptar la proposición de Vladimir Putin.

[1] “Natalia Veselnitskaya Memo on the William Browder & Sergei Magnitsky Case”, por Natalia Veselnitskaya, Voltaire Network, 1º de junio de 2016. «¿Es intocable Míster Browder?», por Israel Shamir, Entre la plume et l’enclume (Francia), The Unz Review (Estados Unidos), Red Voltaire, 23 de junio de 2016.