El gobierno de la República Islámica de Irán intervino ante el gobierno de Francia en el caso del Centro Zhara [1]. Teherán estima que la acusación que atribuye a esa institución de los chiitas de Francia alguna implicación con la preparación de un presunto atentado contra el mitin anual de los Muyahidines del Pueblo, reunión realizada en París el 30 de junio de 2018, es fruto de un complot urdido por un tercer país.

El vocero del ministerio iraní de Exteriores, Bahram Ghasemi, negó toda responsabilidad de la República Islámica en el asunto y llamó a Francia a sentarse a la mesa y confrontar las afirmaciones de las diferentes partes.

Como resultado de la intervención oficial iraní, París liberó de inmediato al representante del ayatola Alí Khamenei en Francia, Yahia Gouasmi, que estuvo detenido durante varias horas.

El ministerio francés del Interior ya no habla de arrestos sino sólo de 12 «visitas domiciliarias» (registros). Una sola persona seguía detenida el 3 de octubre.

El ministro francés del Interior, Gerard Collomb, que había anunciado su intención de dejar ese cargo a finales de 2019 para presentar en 2020 su candidatura a la alcaldía de Lyon, presentó súbitamente su dimisión al presidente Emmanuel Macron, justo antes de la operación «antiterrorista» en la que fue detenido Yahia Gouasmi.

Luego de ser rechazada su dimisión por el presidente Macron, Collomb volvió a presentarla y finalmente dejó el cargo, que pasa temporalmente a manos del primer ministro Edouard Philippe.

Respondiendo a las preguntas de los periodistas, Yahia Gouasmi estimó que la falsa pista terrorista es una invención de Israel tendiente a desacreditar la República Islámica.

[1] «Detención del representante del ayatola Khamenei en Francia», Red Voltaire, 3 de octubre de 2018.