Al término de la reunión de los ministros de Defensa de la OTAN, el 4 de octubre de 2018, en Bruselas, el secretario general Jens Stoltenberg mencionó una posible violación del Tratado INF por parte de Rusia.

El Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio o Tratado INF (siglas en inglés), firmado en 1987 entre Estados Unidos y la Unión Soviética, debía poner fin a la guerra fría. Con su firma, los Dos Grandes se comprometían a destruir simultáneamente sus misiles nucleares de alcance intermedio.

Pero en el año 2000 la administración de Bush hijo inició el despliegue del escudo antimisiles (Ground-Based Midcourse Defense) estadounidense y en 2007 Rusia estimó que el armamento que Estados Unidos pretendía instalar en Polonia y en la República Checa en el marco de ese proyecto viola los términos del Tratado INF.

EL Pentagono respondió que los misiles de su escudo antimisiles tendrían un papel defensivo frente a un eventual ataque y que, por esa razón, no entraban en el marco previsto en el Tratado INF.

Pese a las objeciones rusas, Estados Unidos siguió adelante con el despliegue de su escudo antimisiles en Europa y ahora Rusia considera que el Tratado INF ha caducado, aunque ninguna de las dos partes ha iniciado tramites para declararlo caduco.

Moscú acaba de reconocer que ha procedido al despliegue de misiles del tipo 9M729, sobre los cuales se sabe solamente que el Pentágono los considera una violación del Tratado INF, tratado que el propio Pentágono ya violaba anteriormente.

Según el experto rumano en temas militares Valentin Vasilescu, Rusia ha realizado ensayos de tiro con el misil crucero propulsado por energía nuclear Burevestnik desde sus aviones de combate MiG-31 [1].

[1] «¿Será el MiG-31 vector del misil crucero con motor nuclear Burevestnik?», por Valentin Vasilescu, Red Voltaire, 6 de octubre de 2018.