La Future Investment Initiative comenzó en Riad este martes 23 de octubre de 2018. Iniciada en 2017 por iniciativa de Arabia Saudita, esta conferencia estaba destinada a celebrarse anualmente pero la mayoría de los oradores y sponsors extranjeros han decidido retirarse del encuentro como consecuencia del asesinato de Jamal Khashoggi.

La Future Investment Initiative se presentaba como el «Davos del desierto». En su primera edición, el año pasado, el príncipe Mohamed ben Salman («MBS»), heredero del trono saudita, había presentado el proyecto Neom, que no es otra cosa que la creación de un paraíso fiscal en el Mar Rojo para la élite mundial. También anunció entonces que Arabia Saudita abandonaría el wahabismo [1].

Durante el año transcurrido, el proyecto Neom fue puesto en manos de Klaus Kleinfeld, uno de los administradores del Grupo de Bilderberg, y se extendió a la orilla occidental del Mar Rojo con ayuda de Egipto. Israel estaba a cargo de la seguridad.

Desde aquellos anuncios, no se ha visto nada que indique un abandono del wahabismo en el reino de los Saud, aparte de que las mujeres ahora tienen derecho a conducir automóviles… siempre que lo hagan en presencia de un tutor legal.

La renuncia de los principales sponsors y oradores extranjeros a participar en la conferencia parece confirmar que las potencias occidentales planean marginar al príncipe heredero Mohamed ben Salman, hijo del actual rey Salman de Arabia Saudita.

Se sabe que el Consejo de Familia restringido de los Saud está reuniéndose en secreto desde hace varios días para revisar nuevamente la modalidad de sucesión a la cabeza del reino.

[1] «Arabia Saudita podría renunciar al wahabismo», Red Voltaire, 25 de octubre de 2017.