El ejército de Israel prosigue, por tercer día consecutivo, su operación “Escudo del Norte”, que ‎se desarolla bajo el mando del general Yoel Strick y bajo la supervisión del general Gadi Eizenkot. ‎

Los militares israelíes afirmaron haber descubierto dos túneles del Hezbollah que penetraban en ‎territorio israelí. El representante permanente de Israel ante la ONU, Danny Danon, denunció una ‎violación de la resolución 1701 presuntamente cometida por el Hezbollah y exigió una condena ‎contra esa organización de la resistencia libanesa. Según el embajador israelí, Irán estaría ‎financiando la construcción de esos túneles. ‎

La Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en Líbano (FINUL, siglas en francés) tuvo una reunión ‎conjunta con militares israelíes y libaneses. Israel presentó videos que supuestamente muestran ‎túneles pero sin presentar prueba alguna de dónde se encuentran ni de que hayan sido financiados por ‎Irán, lo cual sería una violación de la resolucion 1701. El Líbano niega la existencia de tales ‎túneles y recordó que desde hace 12 años Israel viola el espacio aéreo y las aguas territoriales ‎libanesas alrededor de 150 veces al mes.‎

El ministro de Exteriores del Líbano, Gebran Bassil, anunció que está preparando una solicitud para ‎que la ONU se ocupe de las constantes violaciones israelíes de la resolucion 1701 y para que ‎condene las acusaciones difamatorias que reiteradamente profiere Israel. ‎

JPEG - 35.3 KB

Por ejemplo, en septiembre de 2018, desde la tribuna de la Asamblea General de la ONU, el ‎primer ministro israelí Benyamin Netanyahu acusó al Hezbollah de haber construido una fábrica de ‎armas en medio de Beirut para utilizar a los civiles como escudos humanos. De inmediato, el ‎ministro libanés de Exteriores, Gebran Bassil invitó a los embajadores acreditados en Líbano a ‎verificar personalmente las mentiras de Netanyahu y los llevó a visitar los lugares de la capital ‎libanesa que el primer ministro de Israel había mencionado. ‎

Otro ejemplo: El pasado 20 de septiembre, el general Amikam Norkin, jefe del estado mayor de la ‎fuerza aérea israelí, viajó a Moscú para justificar el derribo de un avión militar ruso con base ‎en Siria, y trató de hacerlo diciendo cosas que entraban en contradicción con todos los datos ‎registrados por los radares y sistemas de observación satelitales. ‎

En Israel, la prensa menciona la posibilidad de que la operación de propaganda montada alrededor ‎de la supuesta destrucción de “túneles del Hezbollah” sea en definitiva una maniobra de ‎Netanyahu para desacreditar a su ex ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, o para desviar la ‎atención del público israelí de sus propios problemas con la justicia en momentos en que está ‎a punto de ser puesto bajo investigación por malversación de fondos. ‎