Red Voltaire

El secretario general de la ONU y las ‎‎«fakes news» del Pacto sobre las ‎migraciones

+

Más de 150 países participan en la conferencia de Marrakech para la adopción del Pacto Global ‎para Migraciones Seguras, Ordenadas y Regulares [Observación: el documento de referencia, ‎en inglés, tiene como título Global Pact, pero la ONU lo traduce como Pacto Mundial.].‎

En su intervención introductoria, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres (ver foto), puso especial ‎énfasis en denunciar lo que llamó «informaciones falsas» sobre el Pacto y subrayó que ‎no se trata de un texto vinculante (de obligatorio cumplimiento) y que, por consiguiente, ‎no limitará la soberanía de los Estados. ‎

Sin embargo, precisamente ahí está el problema. El Pacto no limitará la soberanía de los Estados ‎que ya han renunciado a una parte de esa soberanía al admitir en sus sistemas jurídicos la ‎preeminencia de los textos internacionales sobre los textos nacionales. ‎

La expresión «no vinculante» sólo implica que los Estados firmantes no tendrán que modificar sus ‎legislaciones, pero en caso de litigio los reclamantes tendrán la posibilidad de invocar la ‎preeminencia de un texto internacional sobre las leyes nacionales para forzar la aplicación ‎del Pacto. ‎

Es por eso que 15 países (Austria, Australia, Bulgaria, Croacia, Dinamarca, Estonia, ‎Estados Unidos, Israel, Hungría, Holanda, Polonia, la República Dominicana, Serbia, Eslovaquia, y ‎Suiza) decidieron no participar en la conferencia de Marrakech. ‎

En el caso de Suiza, el Consejo Federal helvético participó en las negociaciones pero se retiró en ‎el último momento. ‎

El caso de Bélgica demuestra que el Pacto no es un simple documento declarativo, como afirma ‎el secretario general de la ONU. El primer ministro belga, Charles Michel, burló las disposiciones ‎constitucionales de su país para firmar el Pacto. Un partido de la coalición gubernamental –el ‎NVA– rechazó el Pacto y abandonó el gobierno, llevándose a sus ministros, quienes dimitieron ‎de inmediato. ‎

Siendo ya minoritario, el gobierno de Charles Michel no podía mantenerse en funciones. Pero el ‎primer ministro Charles Michel se mantuvo en el cargo, llenó las plazas de ministros que habían ‎quedado vacantes y sólo después de haberlo hecho informó al rey que había modificado el ‎gabinete. ‎

El primer ministro belga Charles Michel incluso viajó a Marrakech para firmar el Pacto sin haber ‎solicitado el voto de confianza de su parlamento. ‎

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.