Red Voltaire
‎«El arte de la guerra»‎

Israel, permiso para matar

En los 7 años de la guerra contra Siria, Israel ha intervenido reiteradamente en el ‎conflicto proporcionando a los yihadistas un apoyo aéreo apenas disimulado con la ‎esperanza de que lograran derrocar la República. Desde finales de 2018, el régimen ‎israelí modificó esa táctica y ahora está realizando abiertamente operaciones de ‎bombardeo contra Siria. Supuestamente, Israel ataca en Siria objetivos iraníes, con un ‎consentimiento tácito de Moscú. Simultáneamente, Israel ha concluido un acuerdo con ‎los dirigentes del Hamas y los financia públicamente a través de Qatar, mientras ‎prosigue su guerra contra la población de la franja de Gaza. ‎

| Roma (Italia)
+
JPEG - 36.6 KB

‎ «Con una acción verdaderamente insólita, Israel oficializó el ataque contra objetivos militares ‎iraníes en Siria e intimó las autoridades sirias a no vengarse contra Israel.» Así reportan los ‎medios de prensa italianos el más reciente ataque de Israel en Siria, realizado con misiles crucero ‎y bombas guiadas. «Es un mensaje a los rusos, quienes, junto a Irán, permiten que sobreviva el ‎poder de Assad», comenta el Corriere della Sera. ‎

Nadie pone en duda el «derecho» de Israel a atacar un Estado soberano para imponer allí ‎el gobierno que debe tener ese Estado, después de 8 años durante los cuales Estados Unidos, ‎la OTAN y las monarquías del Golfo trataron –junto a Israel– de destruir el Estado sirio, como ‎hicieron en 2011 con el Estado libio. ‎

A nadie le escandaliza que los ataques aéreos israelíes –perpetrados el sábado y el lunes– hayan ‎dejado decenas de muertos, entre ellos al menos 4 niños, y graves daños en el aeropuerto ‎internacional de Damasco. Sin embargo, se da gran repercusión a la noticia de que, por ‎prudencia, se mantuvo cerrada durante un día, para desagrado de los turistas, la estación israelí ‎de esquí en el monte Hermon, en un territorio que Israel ocupa militarmente junto a las Alturas del ‎Golán. ‎

A nadie le preocupa el hecho que la intensificación de los ataques israelíes en Siria, pretextando ‎que ese país sirve de base de lanzamiento de misiles iraníes, es parte de la preparación de una ‎guerra de gran envergadura contra Irán, guerra planificada con el Pentágono y cuyos efectos ‎serían catastróficos. ‎

La decisión de Estados Unidos de retirarse del acuerdo nuclear con Irán –acuerdo que Israel había ‎definido como «la rendición de Occidente ante el Eje del Mal dirigido por Irán»– ha creado una ‎situación extremadamente peligrosa y no sólo para el Gran Medio Oriente. ‎

Israel, única potencia nuclear en esa región del mundo, país no firmante del Tratado de ‎No Proliferación nuclear –documento que sí ha suscrito Irán–, apunta a Irán con 200 armas ‎nucleares, como especificó el ex secretario de Estado estadounidense Colin Powell en marzo ‎de 2015 [1]. Entre los diversos vectores ‎de armas nucleares, Israel ya dispone del avión de guerra F-35A, desde diciembre de 2017.‎

JPEG - 29.6 KB

Israel no sólo ha sido el primer país en adquirir el nuevo avión de guerra de quinta generación ‎producido por la firma estadounidense Lockheed Martin sino que la industria militar israelí tiene ‎un papel importante en el desarrollo del F-35. En efecto, Israel Aerospace Industries inició en ‎diciembre de 2018 la producción de componentes de las alas destinados a lograr que ese avión sea ‎invisible a los radares. Gracias a esa tecnología, que se aplicará también a los F-35 comprados ‎por Italia, Israel incrementa la capacidad de ataque de sus fuerzas nucleares, integradas al sistema ‎electrónico de la OTAN en el marco del «Programa de Cooptación Individual con Israel».‎

Pero usted no encontrará información sobre eso en nuestros medios de prensa, que tampoco ‎mencionan el hecho que –además de las víctimas del ataque aéreo israelí contra Siria– son aún ‎más numerosas las víctimas palestinas del bloqueo israelí contra la franja de Gaza. Tampoco le ‎dirán esos medios que en Gaza, debido al bloqueo israelí, 6 de los 13 hospitales existentes ‎tuvieron que cerrar el 20 de enero por falta del combustible necesario para la generación de ‎electricidad. Entre los hospitales cerrados están los 2 hospitales pediátricos de Gaza. Además el ‎funcionamiento de las redes eléctricas es allí extremadamente esporádico. ‎

Se desconoce cuántas personas van a morir por causa del cierre provocado de los hospitales de ‎Gaza. Pero de todas maneras no encontraremos esa información en nuestros medios de difusión, ‎que en cambio han divulgado ampliamente la declaración del viceprimer ministro Matteo Salvini ‎quien, en su reciente visita a Israel expresó su «compromiso a respaldar el derecho a la seguridad ‎de Israel, bastión de la democracia en el Medio Oriente». ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

[1] “Powell Acknowledges Israeli Nukes”, Eli Clifton, Lob Log, 14 de septiembre de 2016.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.