JPEG - 65.7 KB
UR-77 Meteorit

‎ Entre el armamento ruso más eficaz que se sometió a ensayo en Siria, hay un arma de la época ‎soviética. Los islamistas lograron ocupar centros urbanos gracias a decenas, a veces cientos, de ‎punto de apoyo. ‎

Cada punto de apoyo era el equivalente de una compañía de infantería desplegada en varios ‎edificios situados en las intersecciones principales. Los edificios estaban conectados entre sí por ‎túneles y almacenes subterráneos donde los yihadistas acumulaban municiones y alimentos ‎suficientes para un año. ‎

Tenían numerosos francotiradores, misiles antitanques guiados, cañones sin retroceso y ‎el perímetro estaba rodeado de campos minados y de artefactos explosivos improvisados. ‎

Cuando penetraban en aquellos centros urbanos, las tropas del Ejército Árabe Sirio no podían ‎seguir avanzando. La única solución era neutralizar los puntos de apoyo uno a uno. ‎Los bombardeos aéreos no eran eficaces ya que sólo afectaban los pisos superiores de los ‎edificios. ‎

La neutralización de los puntos de apoyo resultaba entonces extremadamente difícil, con un alto ‎costo en vidas para el Ejército Árabe Sirio que además perdía cientos de blindados. ‎

Con la participación de Rusia, la neutralización de los puntos de apoyo de los yihadistas se hizo ‎menos difícil gracias al uso de un medio de combate apropiado, el UR-77 Meteorit (Zmey ‎Gorynych). Las rápidas victorias del Ejército Árabe Sirio se basaron en el uso intensivo de los ‎sistemas rusos UR-77.‎

El UR-77 Meteorit es un vehículo blindado montado sobre el chasis del cañón automotor ‎‎2S1 Gvozdika de la época soviética. Los rusos sustituyeron la torreta con el cañón por una ‎unidad de lanzamiento. Esa unidad lanza una carga explosiva de 1 tonelada (LDCS: Linear ‎Demolition Charge System). La carga explosiva es lanzada hasta 100 metros por delante del ‎vehículo y la detonación se realiza mediante un sistema de explosión retardada. ‎

El UR-77 fue concebido originalmente para abrir brechas en campos minados y facilitar así ‎el avance de la infantería y los blindados. Pero ha resultado muy eficaz en la lucha contra ‎los mercenarios en Siria. ‎

En 1991, durante la primera guerra del Golfo, los británicos utilizaron el sistema Giant Viper ‎contra las fortificaciones iraquíes en la frontera entre Kuwait y Arabia Saudita. La infantería de ‎marina estadounidense también utilizó sistemas similares M58, en 2005 contra los rebeldes ‎iraquíes en Faluya. ‎