La Declaración Final de la Cumbre que reunió los países miembros de la Unión Europea y los de la ‎Liga Árabe‎ en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheikh, el 24 y el 25 de febrero de 2019, expresa una ‎clara oposición al «Trato del Siglo» del presidente estadounidense Donald Trump [1].‎

Considerando el hecho que el conflicto israelo-palestino sigue sin resolverse, la Casa Blanca trata ‎de imponer un enfoque pragmático, que tiene en cuenta sólo la realidad existente en el terreno e ‎ignora el derecho internacional. ‎

El enviado especial de Donald Trump para el Medio Oriente, su yerno Jared Kuschner, elaboró un ‎plan que ha ido sufriendo numerosos cambios, y del que nada se sabe aún con certeza, pero que ‎al parecer se basa en la creación de una entidad palestina –que estaría apadrinada por Arabia ‎Saudita, aunque inicialmente se había hablado de Jordania–, en una fuerte ayuda al desarrollo –‎financiada por las monarquías del Golfo y no por las potencias occidentales– y el reconocimiento ‎de numerosas anexiones ya impuestas de facto por Israel. ‎

En la Declaración Final del encuentro de Sharm el-Sheikh, la Unión Europea y la Liga Árabe‎ ‎se refieren explícitamente al derecho internacional como la línea roja de la cuestión israelo-‎árabe. ‎

Pero en los textos recientes de la Unión Europea ya no se hablaba del derecho internacional sino ‎de «soluciones basadas en las reglas del derecho» –que de hecho pueden contradecir el derecho ‎internacional… como en el caso de las recientes decisiones de la Unión Europea sobre Venezuela. ‎Al regresar a la terminología clásica, en el caso del conflicto israelo-palestino, la Unión Europea y ‎la Liga Árabe‎ se oponen de antemano a la solución de la Casa Blanca. ‎

La cumbre “euro-árabe” de Sharm el-Sheikh se caracterizó por la ausencia del tema iraní y por ‎una fuerte implicación de Alemania en la escena árabe. En Sharm el-Sheikh, Alemania estuvo representada personalmente ‎por la canciller Angela Merkel. ‎

[1] “Sharm El-‎Sheikh summit declaration”, Voltaire Network, 25 de febrero de 2019.