La doctrina Rumsfeld/Cebrowski estipula que el Pentágono no debe invadir los países que escoge ‎como blanco sino destruir las estructuras de sus Estados para poder explotar más fácilmente sus ‎recursos naturales ya que no habrá después que negociar con un Estado [1]. ‎

La Unión Europea se ha alineado ahora tras la decisión de Estados Unidos de impedir la ‎reconstrucción de Siria. En concordancia con esa política, la UE ya había adoptado –el 21 de ‎enero de 2019– una serie de sanciones contra varios empresarios sirios que promueven ‎un proyecto para construir una nueva ciudad.

La Unión Europea confirmó después esa política ‎durante la Cumbre realizada el 24 de febrero, en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheikh, entre los ‎países de esa entidad supranacional europea y los miembros de la Liga Árabe‎, encuentro que ‎por demás se desarrolló, paradójicamente, bajo el eslogan «Invertir en la estabilidad». ‎

Hora, el 4 de marzo, la Unión Europea acaba de adoptar sanciones contra 7 ministros sirios:‎
- el general de división Mohamed Khaled al-Rahmun, ministro del Interior;‎
- Mohamed Rami Radwan Martini, ministro del Turismo;
- Imad Muwaffaq al-Azab, ministro de Educación;‎
- Bassam Bashir Ibrahim, ministro de la Enseñanza Superior;
- Suhail Mohamed Abdullatif, ministro de Obras Públicas y Vivienda;
- Iyad Mohamed al-Khatib, ministro de Comunicaciones y Tecnología;
- Mohamed Maen Zein-al-Abidin Jazba, ministro de Industria. ‎

En este momento, la Unión Europea ya ha impuesto sanciones contra 277 personas y ‎‎72 organizaciones sirias. ‎

[1] «El proyecto militar de ‎Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, ‎‎Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.