Red Voltaire
‎«El arte de la guerra»‎

‎El «bando de los americanos» dentro de ‎las instituciones de la Unión Europea‎

El Parlamento Europeo acaba de adoptar una resolución que insta la Unión Europea a ‎cesar de considerar a Rusia como un socio estratégico y a verla como un enemigo de la ‎humanidad. Al mismo tiempo, la Comisión Europea advierte sobre la existencia de una ‎amenaza china. Todo sucede como si Estados Unidos utilizara la Unión Europea como ‎un peón de la estrategia supremacista estadounidense. ‎

| Roma (Italia)
+
JPEG - 36.3 KB
Desde la independencia de Letonia, Sandra Kalniete, ex ministra de ‎Exteriores de ese pais y ex comisaria europea de Agricultura, comenzó a actuar contra la ‎Unión Soviética. Sandra Kalniete está entre los autores de la Declaración de Praga (2008) contra ‎los crímenes del comunismo. A través del Reconciliation of European Histories Group, Sandra ‎Kalniete asimila el nazismo al comunismo y actualmente sigue trabajando contra Rusia. ‎

«Rusia no puede seguir siendo considerada como un socio estratégico y la Unión Europea debe ‎estar dispuesta a imponerle sanciones si sigue violando el derecho internacional.» Eso estipula la ‎resolución adoptada por el Parlamento Europeo el 12 de marzo de 2019 con 402 votos a favor, ‎‎163 en contra y 89 abstenciones [1]. Presentado por la eurodiputada ‎letona Sandra Kalniete, ese texto niega ante todo la legitimidad de las elecciones presidenciales ‎en Rusia, calificándolas de «no democráticas» y presentando así al presidente Putin como un ‎usurpador. ‎

Ese texto acusa a Rusia no sólo de «violación de la integridad territorial de Ucrania ‎y ‎de Georgia» sino también denuncia la «intervención en Siria y la interferencia en países ‎como ‎Libia» y, en Europa, la acusa de «interferencia tendiente a influir en las elecciones y a ‎alimentar ‎las tensiones». Además, acusa a Rusia de «violación de los acuerdos de control ‎de ‎armamentos», atribuyéndole la responsabilidad de haber enterrado el Tratado INF. Y ‎también ‎habla de «importantes violaciones de los derechos humanos en Rusia, incluyendo ‎torturas y ‎ejecuciones extrajudiciales» y de «asesinatos perpetrados por agentes de la ‎inteligencia rusa ‎mediante el uso de armas químicas en suelo europeo». ‎

Después de esas acusaciones y otras más, el Parlamento Europeo declara que Nord Stream 2 –‎‎el gasoducto que multiplicará por 2 el aprovisionamiento de gas ruso a Alemania– ‎‎«incrementa ‎la dependencia europea del abastecimiento con gas ruso, amenaza el mercado ‎interno europeo y ‎sus intereses estratégicos […] y, por consiguiente, hay que ponerle fin». ‎

La resolución del Parlamento Europeo repite fielmente no sólo el contenido sino incluso ‎los ‎términos mismos de las acusaciones que Estados Unidos y la OTAN lanzan contra Rusia. ‎Lo más ‎importante es que repite fielmente que hay que bloquear el gasoducto Nord Stream 2, ‎lo cual ‎constituye un objetivo de Washington tendiente a reducir el aprovisionamiento ‎energético ruso ‎a los países de la Unión Europea para sustituirlos con la venta de hidrocarburos ‎estadounidenses, ‎o en todo caso vendidos por compañías de Estados Unidos. ‎

En ese mismo marco entra la advertencia que la Comisión Europea dirigió sus países miembros ‎que ‎‎–como Italia– tienen intenciones de integrarse a la iniciativa china conocida como la Nueva ‎Ruta ‎de la Seda. La Comision les recuerda que China, aunque es un socio, es también un ‎competidor ‎en el plano económico y, más importante aún, «un rival sistémico que promueve ‎modelos ‎alternativos de gobernanza» –en otras palabras, modelos diferentes a la forma de ‎gobernanza ‎que hasta dominaban las potencias occidentales. ‎

La Comisión Europea advierte que ante todo hay que «salvaguardar las infraestructuras ‎digitales ‎críticas ante amenazas potencialmente serias contra la seguridad», amenazas que ‎supuestamente ‎se derivan de las redes 5G proporcionadas por empresas chinas como Huawei, ‎prohibida por ‎Estados Unidos. Otra vez la Comisión Europea se hace eco de la advertencia de ‎Estados Unidos ‎a sus aliados. El Comandante Supremo de las fuerzas aliadas en Europa, el ‎general ‎estadounidense Scaparrotti, ha advertido que las redes móviles ultrarrápidas de quinta ‎generación ‎están llamadas a desempeñar un papel cada vez más importante en la capacidades ‎bélicas de ‎la OTAN y que, debido a ello, no se admiten «ligerezas» de parte de los miembros ‎de ‎ese bloque militar. ‎

Todo lo anterior confirma la presión que ejerce el «bando de los americanos», poderoso ‎grupo ‎transversal que orienta las políticas de la Unión Europea en función de los ‎lineamientos ‎estratégicos de Estados Unidos y la OTAN.‎

Al imponer la idea de que Rusia y China son potencias amenazantes, las instituciones de la ‎Unión ‎Europea preparan la opinión pública para que esta acepte lo que Estados Unidos ‎está ‎preparando, supuestamente para “defender” Europa. Según declaró a CNN un vocero ‎del ‎Pentágono, Estados Unidos se prepara para iniciar ensayos con misiles balísticos ‎terrestres ‎prohibidos por el Tratado INF que Washington acaba de enterrar. O sea, se trata de ‎nuevos ‎‎“euromisiles” que volverán a convertir Europa en base nuclear estadounidense y también ‎en ‎blanco de una guerra nuclear. ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio. ‎

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.