JPEG - 74.9 KB

Debido al relieve montañoso de la línea terrestre de 90 kilómetros que vincula la península ‎con Ucrania, conquistar Crimea es una tarea muy difícil. Durante la Segunda Guerra Mundial, ‎Alemania y Rumania tuvieron que utilizar 195 000 soldados para atacar ese territorio. ‎Hoy en día, Crimea está incluso mejor defendida que antes, ahora por parte de Rusia. Sólo los ‎ingenuos pueden pensar que la OTAN se arriesgaría a perder más de 70 000 hombres para ‎conquistar Crimea y regalarla después a Ucrania.‎

La defensa territorial de Crimea está en manos del 22º Cuerpo de Ejército, cuyos efectivos ‎ascienden a 32 000 hombres. En caso de necesidad, el 49º Ejército y el 58º Ejército rusos, ‎presentes en el Cáucaso, podrían intervenir como fuerzas de apoyo. Ese apoyo está garantizado ‎por 5 brigadas de infantería de marina. de tropas aerotransportadas y de tropas especiales, ‎respaldadas a su vez por varios regimientos de artillería.

La misión de esas fuerzas sería rechazar ‎las tropas terrestres enemigas provenientes del norte –de Ucrania– y rechazar también cualquier ‎tropa que tratara de desembarcar en la costa de Crimea. Las fuerzas rusas antes mencionadas ‎están equipadas con tanques T-72B3, blindados BMP-2 y BTR-82A, cañones autopropulsados ‎‎2S19 Msta, lanzacohetes Tornado-G y Grad, sistemas de defensa antitanque Khrizantema, ‎‎Kornet-D y antiblindados Konkurs-M. ‎

El puente del Estrecho de Kerch está defendido por 2 batallones independientes de infantería ‎de marina, un batallón de guardafronteras, un regimiento de artillería y una división de misiles ‎antibalísticos S-300 VM.‎

Los objetivos militares y civiles de Crimea se hallan bajo la protección de subunidades de guerra ‎radioelectrónica. Paralelamente, existen en Crimea sistemas electrónicos que permiten detectar ‎las coordenadas de las posiciones de tiro del enemigo y neutralizarlas con precisión en cualquier ‎momento, tanto de día como de noche. Algunas de esas estaciones (R-381T2, R-934U, R-‎‎330Zh, Borisoglebsk 2, PSNR-8 KREDO-M1, Murmansk-BN/Palantin y RB-341V Leer-3) ‎están emplazadas en tierra pero trabajan en red con drones Orlan-10 y helicópteros Mi-8. ‎Los sistemas de guerra electrónica están conectados también con los aviones [rusos de vigilancia ‎y control radioelectrónico] equivalentes a los AWACS estadounidenses, con los sistemas de ‎búsqueda antiaérea así como con la detección y la guía de tiro en las aeronaves de ataque y los ‎misiles crucero. ‎

El 22º Cuerpo de Ejército incluye también una brigada y un regimiento de misiles costeros ‎equipados con los sistemas Bastion-P y Bal. Una batería del tipo Bastion-P utiliza misiles ‎antibuque P-800 Oniks, con un alcance de 300 a 600 kilómetros y velocidad ascendente a ‎Mach 2,5. Una batería Bal utiliza misiles antibuque Kh-35U, con un alcance de 120 ‎a 230 kilómetros. Esos dos tipos de misiles son capaces de hundir navíos de 5 000 toneladas.‎

El 4º Ejército Aéreo y de Defensa Antiaérea garantiza el apoyo aéreo al 22º Cuerpo de Ejército y ‎tiene desplegados en Crimea un regimiento de 5 divisiones de sistemas antiaéreos S-400 y ‎‎2 regimientos mixtos de misiles antiaéreos Pantsir y Buk-3. En Crimea, la fuerza aérea ‎dispone de 120 aeronaves (aviones de combate polivalentes Su-27-SM y Su-30, bombarderos ‎‎Su-24 así como helicópteros Ka-52, Mi-35, Mi-8AMTsh, etc.).‎

La Flota del Mar Negro coopera con el 22º Cuerpo de Ejército en las acciones necesarias para ‎rechazar al enemigo y empujarlo lejos de las fronteras rusas. Para eso tiene a su disposición el ‎destructor Smetlivy, equipado con misiles mar-mar KH-35, las fragatas antisubmarinos Ladny ‎y Pitlivy, equipadas con torpedos Metel; y 6 submarinos Varshavyanka (Proyecto 636.3), ‎equipados con misiles antibuque Kalibr y Oniks. Los navíos más modernos son las 3 fragatas ‎de la clase Admiral Grigorovich, equipadas con sistemas de lanzamiento vertical de tipo universal ‎para los misiles Kalibr, Oniks y Zircon. Otras 3 nuevas corbetas de las clases Buyan-M ‎‎(Proyecto 21631) y Karakurt están equipadas también con lanzadores verticales universales para ‎los mismos tipos de misiles. ‎