Red Voltaire

La sociedad siria y el laicismo

Antes de la agresión externa, la sociedad siria estaba organizada según ‎reglas laicas para propiciar que se entremezclaran los miembros de las numerosas ‎comunidades religiosas que la componen. Todos los sirios han sufrido las ‎atrocidades de los yihadistas –cuya responsabilidad los europeos atribuyen hoy a la ‎República Árabe Siria. Y muchos sirios se tornaron entonces hacia Dios. De un 20%, la ‎práctica religiosa saltó a un 80%. En la comunidad cristiana fiel a Roma se registró ‎un gran número de emigraciones mientras que los cristianos ortodoxos se mantenían ‎en Siria. Los musulmanes sunnitas son ahora mucho más mayoritarios que antes de la ‎agresión. Paradójicamente, algunos de sus imanes, olvidando la retórica criminal de ‎Daesh y la resistencia del país contra ese grupo terrorista, ahora designan como ‎enemigos a los laicos. ‎

| Damasco (Siria)
+
JPEG - 52.4 KB
En Damasco, el mausoleo de San Juan Bautista, en la Gran Mezquita de los Omeyas, es un sitio ‎de peregrinaje y recogimiento para musulmanes, judíos y cristianos. ‎

El general sunnita Hassan Turkmani concibió la defensa de Siria contando con sus habitantes ‎‎ [1]. Según ese ‎general, era posible prestar atención a todas las comunidades y lograr que cada una de ellas, con ‎sus relaciones culturales específicas, defendiera el país, que pertenece a todos. ‎

Era sólo una teoría, pero acabamos de comprobar que el general Turkmani estaba en lo cierto. ‎Siria sobrevivió al ataque de la coalición más amplia que se haya visto en toda la Historia de la ‎Humanidad, como ya había sobrevivido a las guerras púnicas en tiempos de la Roma antigua. ‎

‎«Carthago delenda est» (en español, “Hay que destruir Cartago”) [2], repetía Catón el Viejo al final de todos sus discursos. En pleno siglo ‎XXI, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, repetía constantemente «¡Bachar ‎tiene que irse!». ‎

Quienes aún esperan destruir Siria ya saben que tendrían que destruir primeramente el mosaico ‎religioso de este país. Para lograrlo se dedican a difamar a las minorías y empujan a ciertos ‎elementos de la comunidad mayoritaria a tratar de imponer su propio culto a las demás. ‎

Pero Siria tiene una larga historia de colaboración entre las religiones. En el siglo III, la reina ‎Zenobia se levantó contra la tiranía de Roma poniéndose a la cabeza de los pueblos árabes ‎de Arabia, de Egipto y de todo el Levante e instaló su capital en Palmira [3]. La reina Zenobia ‎no sólo veló por el desarrollo de las artes sino que también garantizaba la protección de todas las ‎comunidades religiosas. ‎

La Francia del siglo XVI fue teatro de sangrientas guerras de religión entre dos vertientes del ‎cristianismo: el catolicismo y el protestantismo. Aquel derramamiento de sangre no se detuvo ‎hasta que el filósofo Montaigne concibió y describió el sistema de relaciones interpersonales que ‎hizo posible la paz entre los católicos franceses y sus compatriotas protestantes. ‎

El proyecto sirio que Hassan Turkmani describió va aún más lejos. No se trata sólo de que las ‎diferentes confesiones religiosas se toleren unas a otras, o de que crean en el mismo Dios, ‎aunque se dirijan a Él y lo veneren de maneras diferentes. Se trata de que las diferentes ‎confesiones sean capaces de orar juntas. La cabeza de san Juan Bautista ha sido venerada ‎durante siglos por judíos, cristianos y musulmanes en la Gran Mezquita de los Omeyas ‎de Damasco, la capital siria [4]. La Gran Mezquita de los Omeyas de Damasco es la única donde los ‎musulmanes han rezado con un Papa, Juan Pablo II, alrededor de reliquias comunes. ‎

En Europa, después de todos los sufrimientos provocados por dos Guerras Mundiales, los clérigos ‎de las diferentes confesiones predicaron que había que vivir temiendo a Dios para ser ‎recompensado en el más allá [5]. ‎

Desde entonces, la práctica religiosa ha progresado, pero los corazones han perdido su fuerza. ‎Dios no envió a sus profetas para amenazar a los humanos. Treinta años después de los ‎conflictos mundiales, la juventud, deseosa de emanciparse de las obligaciones impuestas ‎mediante el temor a Dios, ha acabado rechazando bruscamente la idea misma de la religión. ‎El Laicismo [6], que ‎fue una forma de gobierno concebida para que viviéramos juntos en el respeto de nuestras ‎diferencias, ha sido transformado en un arma contra esas diferencias. ‎

No debemos cometer el mismo error. ‎

El papel de las religiones no es imponer la dictadura de un modo de vida, como hizo Daesh en las ‎zonas que llegó a controlar, ni aterrorizar nuestras conciencias con el temor a Dios, como ‎hicieron los europeos en el pasado. ‎

El papel del Estado no es actuar como árbitro en las disputas teológicas, y mucho menos ‎seleccionar una religión como superior a las otras. Como sucede en Occidente, los partidos ‎políticos suelen envejecer mal en el mundo árabe. Pero desde su creación, el PSNS [7] y el Baas [8] ‎planteaban la fundación de un Estado laico, o sea de un Estado que garantizaría a cada cual la ‎libertad de practicar su religión libremente. Eso es Siria. ‎

[1] Sucesivamente jefe del estado mayor y ministro de Defensa, fue el general Hassan Turkmani ‎‎(1935-2012) quien trazó los planes de defensa de Siria. Dirigía el Consejo Nacional de Seguridad ‎sirio en el momento del gran atentado de la OTAN que decapitó ese órgano, el 18 de julio ‎de 2012. El propio general Turkmani murió en aquel acto de terrorismo de Estado.

[2] Cartago, actualmente Túnez, ‎era una colonia fundada por los fenicios provenientes de la ciudad de Tiro (en el Líbano actual). ‎Cuando los romanos arrasaron Cartago y masacraron a sus habitantes, Aníbal se refugió en ‎Damasco. Los romanos lo persiguieron y amenazaron con destruir Damasco también. Aníbal ‎se rendió y los romanos impusieron a los sirios un tratado que les impedía tener elefantes ‎de guerra y les imponía visitas periódicas de inspectores romanos encargados de verificar que ‎respetaban ese acuerdo.

[3] La actual ciudad siria ‎de Palmira fue en la Antigüedad una próspera capital. Por allí pasaba la Ruta de la Seda, que ‎conectaba la ciudad china de Xi’an con la ciudad de Antioquía, en la actual Turquía. Los actos de ‎destrucción cometidos en Palmira por los yihadistas del Emirato Islámico (Daesh) y las ejecuciones ‎que perpetraron en las ruinas del célebre anfiteatro romano de esa ciudad eran una clara ‎referencia a ese prestigioso pasado, que los agresores pretendían borrar.

[4] En la mayoría de los países musulmanes, las mezquitas sólo admiten ‎a los fieles musulmanes. Nunca ha sido así en Siria, donde los lugares de culto de cada religión ‎están abiertos a todos.

[5] La creencia de que los Buenos serán acogidos por vírgenes en el ‎Paraíso proviene precisamente del Corán. Pero en realidad es un error de comprensión ya que ‎el Corán no se escribió en árabe sino en una lengua más antigua que incluye numerosas ‎expresiones provenientes del arameo.

[6] El laicismo francés es una forma de gobierno que los reyes de Francia fueron ‎instaurando poco a poco porque les convenía hacer valer que reinaban «por la gracia ‎de Dios», pero no querían que la iglesia católica interfiriese en sus «reales» decisiones. En el ‎siglo XVI, el rey francés Enrique IV reunió a protestantes y católicos bajo su autoridad católica, ‎algo que Luis XIV cuestionó después. Los Estados Generales convocados en Francia en 1789 ‎trataron de crear una iglesia católica francesa, menos dependiente de Roma. Pero el Breve ‎Apostólico de Pío VI exigió a los obispos que abrogaran la Declaración de los Derechos del ‎Hombre y del Ciudadano, documento que antes habían votado. La iniciativa de Pío VI abrió paso ‎a nuevas atrocidades en Francia, como la Guerra de la Vendée. Sólo después del derrocamiento ‎de la monarquía basada en el «derecho divino», lograron los republicanos radicales –ya en el ‎siglo XX– proclamar la separación entre las religiones y el Estado, conforme al proyecto político ‎de los reyes de Francia. Pero hoy en día nadie conoce esa historia y el concepto de laicismo es ‎utilizado abusivamente de una manera que constituye un verdadero contrasentido, tanto por los ‎adversarios de las religiones en general como por los adversarios del islam en particular.

[7] El Partido ‎Social Nacionalista Sirio (PSNS) fue fundado en 1932 por 5 personas entre las que se hallaban el libanés ‎cristiano Antoun Saadé y el padre del ex vicepresidente de la Red Voltaire, Issa el-Ayoubi. ‎El PSNS se plantea como objetivo la reunificación de la Gran Siria, desmembrada por la ‎colonización europea. Muy progresista, ese partido militó rápidamente por la igualdad entre ‎los sexos. Durante su lucha contra el Imperio francés, el PSNS estuvo bajo la influencia de los ‎británicos. La propaganda israelí lo clasifica como un partido de extrema derecha, lo cual es ‎totalmente falso. Hoy en día, numerosos intelectuales de Chipre, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, ‎Palestina y Siria han sido miembros del PSNS pero no se han mantenido entre sus militantes y el ‎partido mismo se ha dividido en varias formaciones políticas.

[8] El Partido Socialista de ‎la Resurrección Árabe (Baas o Baaz, también llamado Partido de la Resurrección Árabe Socialista) ‎fue fundado en 1947 alrededor del sirio cristiano Michel Aflak. El Baas difiere del PSNS en que ‎plantea no sólo la reunificación de la Gran Siria sino la unificación de todas las regiones de ‎cultura árabe. Cada país árabe tiene su propia rama del Baas, con el Baas sirio como núcleo. En ‎los años 1980, el Baas iraquí renunció al laicismo, apoyó a la Hermandad Musulmana y comenzó a ‎predicar el ‎«regreso a la fe». Esa defección contaminó otras ramas del Baas, cuyos dirigentes ‎comenzaron entonces a dejarse crecer la barba y a imponer el velo islámico a sus mujeres.

Thierry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las "primaveras árabes" (2017).

 
Daesh hace realidad el Califato, sueño de la ‎Hermandad Musulmana
Daesh hace realidad el Califato, sueño de la ‎Hermandad Musulmana
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (7/25)
 
Primeros reveses de la ‎Hermandad Musulmana‎
Primeros reveses de la ‎Hermandad Musulmana‎
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (6/25)
 
Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Daesh hace realidad el Califato, sueño de la ‎Hermandad Musulmana
Daesh hace realidad el Califato, sueño de la ‎Hermandad Musulmana
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (7/25)
 
Primeros reveses de la ‎Hermandad Musulmana‎
Primeros reveses de la ‎Hermandad Musulmana‎
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (6/25)
 
Tabla de contenidos
Ante de nos ojos
 
La Hermandad Musulmana como ‎miembro del Consejo de Seguridad ‎Nacional de Estados Unidos
La Hermandad Musulmana como ‎miembro del Consejo de Seguridad ‎Nacional de Estados Unidos
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (5/25)
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.