Durante la apertura del periodo anual de sesiones del parlamento turco, el presidente de Turquía, ‎Recep Tayyip Erdogan, presentó su plan de relocalización de 2 millones de refugiados sirios, plan ‎cuya existencia ya se había filtrado hace 4 años. ‎

Erdogan dijo que, después de haberles dado albergue‎ en Turquía, ha llegado el momento de ‎repatriar a esos refugiados garantizando su seguridad, lo cual se hará –según Erdogan– ‎enviándolos a una «zona de seguridad» de 30 kilómetros de profundidad en territorio sirio, ‎a partir de la frontera turca, zona que estará bajo la «corresponsabilidad» del ejército turco.

También ‎según Erdogan, 1 millón de refugiados serían relocalizados en nuevas poblaciones y otro millón ‎en poblaciones ya existentes. «Instalaremos a la gente en 50 ciudades de 30 000 habitantes y en ‎‎140 localidades de 5 000 habitantes cada una», precisó. ‎

Según el mapa publicado anteriormente por la agencia turca de noticias Anadolu, esa franja de ‎suelo sirio –en la gobernación siria de Hassake– quedaría separada de la región donde se halla la ‎ciudad siria de Qamishli, en el noreste de Siria. Al quedar la ciudad de Qamishli fuera de esa ‎franja, sería imposible la creación de un Estado independiente. Pero la localidad, también siria, ‎de Mambij sí quedaría dentro de esa «franja de seguridad». ‎

JPEG - 109.3 KB

Al parecer, ese proyecto cuenta con la aprobación de Estados Unidos y podría contar con ‎financiamiento internacional. ‎

El presidente turco Erdogan no mencionó qué pasaría con otro más de millón y medio de ‎refugiados sirios, que aún quedarían en Turquía. ‎

El anterior presidente sirio, Hafez el-Assad, había concedido al ejército turco el derecho de ‎penetrar 30 kilómetros en suelo sirio para perseguir a los combatientes kurdos que abriesen ‎fuego de artillería contra Turquía desde Siria. También había otorgado una autorización similar al ‎ejército de Israel ante posibles disparos de artillería de grupos palestinos. El perímetro de ‎‎30 kilómetros a partir de la frontera común se estableció entonces en función del alcance de las ‎piezas de artillería que más comúnmente se hallaban en manos de esos grupos armados en ‎aquella época. ‎