Red Voltaire

Respuesta de la República Popular China ‎al presidente Trump

| Nueva York (EE.UU.)
+
JPEG - 42.3 KB

‎ ‎

Declaración formulada por la delegación de la República Popular China en el ejercicio de su ‎derecho de respuesta a las observaciones emitidas por el Presidente de los Estados Unidos ‎de América durante el debate general de la Asamblea General de la ONU

La delegación china ejerce su derecho de respuesta a las observaciones emitidas por ‎Estados Unidos durante el debate general del 74º periodo de sesiones de la Asamblea General de ‎la ONU. ‎

En sus observaciones, Estados Unidos ignoró hechos fundamentales, a lo cual China se opone ‎firmemente. ‎

Durante los 40 últimos años y más, China se ha dado a la tarea de realizar reformas y de abrirse ‎al exterior, sin abandonar por ello la vía del socialismo con características chinas. Y ha obtenido ‎logros ampliamente reconocidos. De esa manera, 800 millones de chinos han salido de la ‎pobreza, lo cual representa más del 70% del índice de reducción de la pobreza en el mundo. ‎China se ha convertido en la segunda economía mundial y en el más importante actor del ‎comercio a nivel mundial. Desde 2002, contribuye al crecimiento mundial en cerca de un 30% ‎como promedio anual y es por ello el principal motor de la economía mundial. Siendo el mayor ‎país en desarrollo, China figura entre los primeros países en cumplir los objetivos del ‎Milenio para el Desarrollo y desempeña un papel de primer plano en la aplicación del Programa ‎de Desarrollo Duradero para el año 2030 y en cuanto a aceptar el desafío de los cambios ‎climáticos. Esos logros no cayeron del cielo, son resultado del arduo trabajo del pueblo chino. ‎

Como mayor país en desarrollo, China está decidida a cumplir los compromisos que contrajo ‎cuando entró a formar parte de la Organización Mundial del Comercia (OMC) y a cumplir con sus ‎obligaciones como miembro de la OMC, en cuanto a las medidas tarifarias, el comercio de los ‎servicios, los derechos de propiedad intelectual y la transparencia. Ningún país ha sido estafado ‎porque China se haya convertido en miembro de la OMC. Por el contrario, el mundo entero ‎se ha beneficiado con el gran mercado chino. Perjudicar los intereses de otros países nada quiere ‎decir. ‎

China respeta las reglas de la OMC, cumple con las obligaciones que le imponen los tratados ‎internacionales sobre la propiedad intelectual mientras trata y protege de la misma manera los ‎derechos de propiedad intelectual de las empresas chinas y extranjeras. El año pasado, China ‎dedicó 35 800 millones de dólares estadounidenses a la compra de derechos de propiedad ‎intelectual, clasificando así en el 4º lugar mundial en ese aspecto. La nueva ley sobre las ‎inversiones extranjeras prohíbe de forma explícita el uso de medios administrativos para imponer ‎una transferencia forzada de tecnología. Esa prohibición es necesaria para permitir a China crear ‎el entorno más favorable para las empresas y la innovación, y sobre todo para desarrollar la ‎economía china en materia de calidad. ‎

Al emprender unilateralmente una guerra comercial contra China, Estados Unidos ha violado las ‎reglas de la OMC. La guerra comercial perjudica los intereses de China, perturba la normalidad ‎del orden económico y comercial internacional y tiene efectivos recesivos sobre la economía ‎mundial. China no desea una guerra comercial, pero nunca transigirá en cuestiones de principio. ‎Ambas partes deberían encontrar una solución mutuamente aceptable mediante el diálogo y la ‎concertación, negociando como iguales. ‎

Los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China, que no tolerará ningun tipo de ‎injerencia extranjera. El Gobierno chino aplica los principios «un país, dos sistemas» y ‎‎«la población de Hong Kong administra Hong Kong» y concede un alto grado de autonomía. ‎‎[El Gobierno chino] está decidido a defender la soberanía y la seguridad de China así como sus ‎intereses en materia de desarrollo y a preservar la prosperidad y la seguridad de China y la ‎estabilidad de Hong Kong. La declaración común China-Reino Unido es un documento ‎importante sobre el regreso de Hong Kong a China y los arreglos provisionales. La aplicación de ‎la parte que correspondía al Reino Unido ha concluido. Ningun país u organización tiene ‎derecho a inmiscuirse en los asunto de Hong Kong utilizando la declaración común como ‎pretexto. ‎

Hemos notado que en sus observaciones Estados Unidos declara que busca socios y la paz, ‎no adversarios y guerras. China está dispuesta a actuar concertándose con Estados Unidos, ‎en base a la igualdad y el respeto mutuo, para resolver los diferendos por la vía del diálogo, iniciar ‎una cooperación mutuamente benéfica y hacer avanzar de forma conjunta las relaciones entre ‎ambos países en base a la coordinación, la cooperación y la estabilidad. Esa forma de actuar, que ‎sirve tanto a los intereses de China como a los de Estados Unidos, responde a las expectativas ‎comunes de la comunidad internacional. ‎

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.