Red Voltaire
‎«El arte de la guerra»‎

La OTAN respalda el ataque turco ‎en Siria‎

Varios países de la OTAN se deshacen en lágrimas sobre lo que puede pasar con ‎los kurdos ‎en Siria, aunque en realidad aprobaron por adelantado la operación militar ‎turca «Manantial de ‎Paz». Sólo 3 días después del inicio de la operación turca, ‎el secretario general de la OTAN, Jens ‎Stoltenberg, viajó personalmente a Ankara ‎para ratificar a Turquía el apoyo de la alianza ‎atlántica. ‎

| Roma (Italia)
+
JPEG - 49.4 KB
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, junto al presidente turco Recep Tayyip ‎Erdogan y su ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, en el palacio presidencial de Ankara, el ‎‎11 de octubre de 2019. ‎

Alemania, Francia, Italia y otros países, que como miembros de la Unión Europea condenan ‎el ‎ataque de Turquía en Siria, están sin embargo del lado de Turquía como miembros de ‎la OTAN, ‎que renovó su apoyo a Ankara después de iniciada la operación militar turca. Ese apoyo ‎fue ‎expresado oficialmente, el 11 de octubre, por el secretario general de la OTAN, Jens ‎Stoltenberg, ‎durante un encuentro, en Ankara, con el presidente Erdogan y su ministro ‎de Exteriores ‎Cavusoglu [1].‎

‎«Turquía está en primera línea en esta región tan volátil. Ningún otro miembro de la OTAN ‎ha ‎sufrido más ataques terroristas que Turquía. Ningún otro está tan expuesto a la violencia y a ‎las ‎turbulencias provenientes del Medio Oriente», dijo Stoltenberg, reconociendo que Turquía ‎tiene ‎‎«preocupaciones legítimas sobre su propia seguridad». Luego de haber ‎aconsejado ‎diplomáticamente «actuar con moderación», Stoltenberg resaltó que Turquía es ‎‎«un poderoso ‎aliado miembro de la OTAN, importante para nuestra defensa colectiva» y que la ‎alianza atlántica ‎está «fuertemente comprometida a defender su seguridad». ‎

En ese sentido, subrayó Stoltenberg, la OTAN ha incrementado su presencia aérea y ‎naval ‎en Turquía y ha invertido más de 5 000 millones de dólares en bases y en infraestructura ‎militar. ‎Además de esto, la OTAN ha desplegado en Turquía un mando importante –que ‎Stoltenberg ‎no mencionó. Se trata del LandCom, a cargo de la coordinación de todas las fuerzas ‎terrestres ‎de la OTAN. ‎

Stoltenberg recalcó la importancia de los «sistemas de defensa mediante misiles» ‎desplegados ‎por la OTAN para «proteger la frontera sur de Turquía», sistemas que los ‎diferentes miembros ‎de la alianza atlántica prestan a ese paíis siguiendo un sistema de rotación. ‎En ese sentido, el ministro turco ‎de Exteriores agradeció especialmente a Italia, que ‎desde 2016 ha desplegado en la provincia ‎turca de Kahramanmaras, en la parte sureste del país, el ‎‎«sistema de defensa antiaérea» SAMP/T, fabricado en conjunto por Italia y Francia. ‎

Una unidad SAMP/T se compone de un vehículo de mando y control y de 6 vehículos ‎de ‎lanzamiento armados cada uno con 8 misiles. Desplegado al borde de la frontera con Siria, ‎ese ‎sistema es capaz de derribar cualquier aeronave en el espacio aéreo sirio. Su función, ‎por tanto, ‎no es precisamente defensiva. En julio pasado, la Cámara y el Senado [de Italia] –‎basándose en ‎las decisiones de las comisiones conjuntas de Relaciones Exteriores– deliberaron ‎para extender ‎hasta el 31 de diciembre la presencia de unidades italianas de misiles en Turquía. ‎Stoltenberg ‎anunció además que hay conversaciones entre Italia y Francia –que coproducen el ‎sistema de ‎misiles SAMP/T– y Turquía –que quiere comprarlo. ‎

Pero, teniendo en cuenta que el ministro italiano de Exteriores, Luigi Di Maio, acaba de ‎anunciar ‎un decreto que bloquea la exportación de armamento hacia Turquía, Italia tendría que ‎retirar ‎de inmediato sus SAMP-T desplegados en territorio turco y comprometerse a ‎no venderlos ‎a Turquía. ‎

Así prosigue la trágica farsa de la política, mientras que en Siria sigue corriendo ‎la sangre. ‎Quienes hoy expresan horror ante las nuevas masacres y reclaman el congelamiento de ‎la ‎exportación de armamento a Turquía son los mismos que miraban para otro lado cuando ‎el ‎propio New York Times publicaba [2] una minuciosa investigación sobre la red de la CIA a través de la cual ‎llegaban ‎a Turquía –incluso desde Croacia– enormes flujos de armas que iban a ser utilizadas en la ‎guerra ‎secreta contra Siria [3]. ‎

Después de haber destruido Yugoslavia y Libia, la OTAN trataba de hacerlo lo mismo ‎en Siria. ‎La fuerza terrestre era una miríada de grupos islamistas (que hasta poco antes ‎Washington ‎definía como terroristas) de Afganistán, Bosnia, Chechenia y Libia, entre otros ‎países. Esos ‎yihadistas llegaban a las provincias turcas de Adana y Hatay, fronterizas con Siria. En ‎esas ‎provincias turcas la CIA había abierto campos de entrenamiento militar y la dirección de ‎las ‎operaciones se garantizaba desde navíos de la OTAN fondeados en el puerto turco ‎de ‎Alejandreta (Iskenderun). ‎

Pero todo eso se mantiene en la sombra y el secretario general de la OTAN presenta a ‎Turquía ‎como el miembro de la alianza atlántica «más expuesto a la violencia y a las ‎turbulencias ‎provenientes del Medio Oriente». ‎

Fuente
Il Manifesto (Italia)

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio

[1] «Declaración del secretario general de la ‎OTAN sobre la operación turca “Manantial de Paz”», por Jens Stoltenberg, Red Voltaire, 11 de octubre de 2019.

[2] «Arms Airlift to Syria Rebels Expands, With Aid From ‎C.I.A.», por C. J. Chivers y Eric Schmitt, The New York Times, 14 de ‎marzo ‎de 2013.

[3] «Descubren puente aéreo de la CIA para armar a los “rebeldes sirios”», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 30 de ‎marzo ‎de 2013.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.