Red Voltaire

Proposición iraní para la realización de ‎un Referéndum Nacional en los territorios ‎palestinos

| Teherán (Irán)
+
JPEG - 28.5 KB
Hossein Amir-Abdollahian

Introducción

La cuestión de Palestina, que reviste gran complejidad, se mantiene sin solución desde hace más ‎de 70 años. Debido a la continuación de las políticas expansionistas y las prácticas ilegales del ‎régimen sionista, el pueblo palestino oprimido se ha visto privado de sus derechos inalienables e ‎imprescriptibles y sus condiciones de vida han empeorado con el paso del tiempo. Esas políticas y ‎prácticas, que contradicen los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y las reglas ‎del derecho internacional, en particular el derecho internacional humanitario y el derecho ‎internacional de los derechos humanos, se han intensificado sistemáticamente debido a la ‎incapacidad de la comunidad internacional en la adopción de medidas concretas serias para ‎resolver la cuestión de Palestina. ‎

Para concretar sus derechos fundamentales, en particular el derecho a la autodeterminación y a ‎la legítima defensa contra la ocupación y la expropiación ilegal de su territorio, el pueblo ‎palestino ha resistido y hecho esfuerzos dignos de elogio hasta el día de hoy. Sin embargo, la ‎cuestión de Palestina sigue sin ser resuelta, debido a la falta de iniciativa global o de un plan ‎concreto que tenga en cuenta los hechos históricos y las causas profundas de esta cuestión. ‎

Viendo las consecuencias destructivas del mantenimiento de la ocupación del territorio palestino, ‎del desplazamiento de sus pobladores, de la compleja situación que vive ese pueblo oprimido ‎así como las amenazas que esa situación implica para la paz y la seguridad regional e ‎internacional, teniendo en cuenta los hechos históricos y consciente de la ineficacia de las ‎iniciativas propuestas para resolver la cuestión de Palestina, la República Islámica de Irán estima ‎que la única solución es la realización de un Referéndum Nacional con la participación de todos ‎los palestinos, cristianos, judíos o musulmanes, y de todos sus descendientes. Irán presenta, ‎por consiguiente, a la Organización de las Naciones Unidas una iniciativa intitulada «Referéndum ‎Nacional en Palestina». ‎

Es esencial velar por la realización de dicho Referéndum en base a criterios conformes con la ‎realidad histórica y con los derechos fundamentales e imprescriptibles consagrados en la ‎Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y ‎Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y en el respeto de ‎las normas internacionales sobre la realización de elecciones. Ese Referéndum sería así una base ‎sólida para resolver la cuestión de Palestina. ‎

Título de Plan:
Referéndum Nacional
en el Territorio Palestino

Objectivo del Plan

Mediante la realización del Referéndum Nacional en el Territorio Palestino, se trata de dar a ese ‎pueblo la ocasión de ejercer su derecho a la autodeterminación. ‎

Fundamento jurídico del Plan

Como consecuencia de los actos ilegales cometidos por Gran Bretaña durante el periodo de ‎tutela, el régimen sionista recibió en 1948 el reconocimiento de Estados Unidos de América y de ‎otros países, como la ex Unión Soviética, mientras que el pueblo que vivía en el territorio de ‎Palestina nunca fue consultado sobre su propio destino. El régimen sionista se instauró sin que ‎la población autóctona del territorio palestino fuese autorizada a ejercer su derecho de ‎autodeterminación. ‎

Las medidas que llevaron al establecimiento del régimen sionista eran contrarias al derecho ‎internacional de la época. Según el Artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones, ‎Gran Bretaña no tenía soberanía sobre Palestina y tendría que haber autorizado el ejercicio del ‎derecho a la autodeterminación, o sea la realización de un referéndum libre con la participación ‎de todos los habitantes de Palestina. Como resultado de la creación de la Organización de las ‎Naciones Unidas y a pesar de la inclusión, en su Carta, de reglas precisas sobre los territorios ‎como Palestina (Capítulo XI, Artículos 73 y 74), esas reglas no se tuvieron en cuenta. ‎Por otra parte, la Resolución 181 (II) A de la Asamblea General de noviembre de 1947 sobre el ‎Plan de Partición de Palestina quedó como letra muerta al ser rechazada por los árabes ‎de Palestina. Por consiguiente, en el momento del establecimiento del régimen sionista, ‎se pisoteó el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación. ‎

Durante las negociaciones de la Asamblea General, en 1948, el representante del Gobierno iraní ‎así como los representantes de los países árabes se opusieron al Plan de Partición de Palestina y ‎estimaron que [ese plan] no podía favorecer otra cosa que la guerra y el conflicto. ‎

En realidad, el pueblo palestino nunca ejerció su derecho a la autodeterminación en el momento ‎de la proclamación del establecimiento del régimen sionista en los territorios palestinos ocupados, ‎ni tampoco después. Según el Artículo primero común del Pacto Internacional de Derechos Civiles ‎y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, «todos los ‎pueblos tienen derecho a disponer de sí mismos». Igualmente, conforme a los Artículos 1 y 3 de ‎la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Autóctonos, los pueblos ‎autóctonos tienen derecho, a título colectivo o individual, a gozar plenamente del conjunto de ‎derechos humanos y de las libertades fundamentales. ‎

En su opinión consultativa del 9 de julio de 2004 sobre las «Consecuencias jurídicas de la ‎edificación de un muro en el Territorio Palestino Ocupado», la Corte Internacional de Justicia ‎subraya que es importante respetar el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino y ‎recuerda la obligación del régimen sionista en ese sentido. Además, la necesidad del ejercicio del ‎derecho a la autodeterminación por parte de los pueblos autóctonos en un territorio ocupado ‎está estipulada en la opinión consultativa presentada por la Corte Internacional de Justicia el 25 de ‎febrero de 2019 sobre los «efectos jurídicos de la separación del archipiélago de Chagos de ‎Mauricio en 1965», según la cual un país que asume la tutela de un territorio no autónomo ‎no puede, por decisión propia, separar un territorio sin tomar en cuenta el ejercicio del derecho ‎de los pueblos a la autodeterminación. Como se indica en la opinión consultativa, toda ‎separación que se produzca sin el consentimiento del pueblo autóctono carece de valor legal y ‎otros países deben abstenerse de actuar de esa manera. ‎

El derecho a la autodeterminación es parte, además, de los principios más fundamentales ‎reconocidos a la luz del derecho internacional, como se estipula en el acápite 2 del Artículo 1 de ‎la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración sobre los Principios del Derecho Internacional ‎que conciernen las relaciones de amistad y la cooperación entre los Estados conforme a la Carta ‎de las Naciones Unidas. A pesar de ello, el derecho de los palestinos a la autodeterminación ‎ha sido violado constantemente, en el momento de la proclamación del establecimiento del ‎régimen sionista en el Territorio Palestino y posteriormente. ‎

En otras palabras, el derecho a la autodeterminación, como derecho fundamental e impostergable ‎en el corpus internacional de los derechos humanos y como norma erga omnes en derecho ‎público internacional, ha sido reconocido en numerosos instrumentos internacionales: todos ‎los Estados están obligados a respetar las obligaciones erga omnes que ese derecho implica y a ‎favorecer su aplicación. ‎

Igualmente, a la luz de la Resolución 194 (III) de la Asamblea General adoptada en 1948 sobre el ‎derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus tierras, el plan incluye a todos ‎los palestinos autóctonos. Por consiguiente, la realización de un referéndum equitativo e ‎inclusivo es el mecanismo más fundamental para que las naciones puedan concretar su derecho a ‎la autodeterminación. ‎

Fases para la ejecución del Plan

Es necesario distinguir 4 fases principales:‎

‎1) Hacer que se respete el derecho de los refugiados de Palestina a regresar a sus hogares; ‎

‎2) Organizar la realización de un Referéndum Nacional entre el pueblo palestino, incluyendo a los ‎adeptos de todas las religiones, que vivían en Palestina antes de la publicación de la Declaración ‎Balfour, en aras de la autodeterminación y de la determinación de un régimen político; ‎

‎3) Instaurar el régimen político deseado por la mayoría del pueblo palestino; ‎

‎4) Decidir el estatus de los habitantes no autóctonos de Palestina en función del régimen político ‎escogido por la mayoría. ‎

Mecanismos de aplicación

‎1) Todos los habitantes de Palestina –cristianos, judíos o musulmanes– tienen derecho a participar ‎en el Referéndum;‎

‎2) Los representantes del pueblo palestino –cristianos, judíos o musulmanes– asumen un papel de ‎dirección y funciones de orientación durante todas las fases de planificación y de ejecución del ‎Plan; ‎

‎3) Con el fin de facilitar la participación de todos los palestinos, principalmente de los refugiados, ‎en el Referéndum, se adoptarán medidas a escala mundial con vista a la identificación completa, ‎el censo y el registro de todos los ciudadanos palestinos, en Palestina y en los demás países, ‎medidas cuya aplicación se confiará a una autoridad internacional, con la participación de los ‎representantes palestinos; ‎

‎4) Se constituirá un comité internacional bajo la égida de la ONU y con la participación de los ‎representantes palestinos, con vista a la ejecución del Plan antes mencionado, y se dedicará su ‎atención a las principales temáticas, como las cuestiones histórica y territorial, la cuestión de la ‎soberanía y la cuestión de Jerusalén; ‎

‎5) Para hacer progresar la ejecución del Plan, se creará un fondo internacional con el concurso de ‎la comunidad internacional y bajo la autoridad del comité antes mencionado. ‎

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.