JPEG - 34.9 KB

El 13 de diciembre de 2019 el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Nicaragua Denis Moncada Colindres realizó una visita oficial a la Federación de Rusia por la invitación del Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia Serguéi Lavrov. La visita está relacionada con la celebración del 75º aniversario de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Los Ministros resaltaron el fortalecimiento consecuente de las relaciones ruso-nicaragüenses que se desarrollan en el espíritu de la cooperación estratégica, sobre la base de la confianza mutua, la solidaridad y ayuda recíproca. Destacaron que el fomento de los lazos multifacéticos en la esfera política, comercial, económica, técnico-militar, humanitaria, de inversión, así como el fortalecimiento de la cooperación bilateral en el ámbito internacional, responden plenamente a los intereses de los Pueblos de Rusia y Nicaragua.

El Ministro Lavrov destacó que la Federación de Rusia respalda el Gobierno legítimo de la República de Nicaragua, considera inaceptables los actos de injerencia o intervención en los asuntos internos del Estado soberano, cuyo pueblo mostró la capacidad de definir de manera independiente las vías de su desarrollo, resolver sus asuntos internos y enfrentar con firmeza la presión externa. Igualmente consideran inaceptables las sanciones unilaterales e ilegítimas.

Serguéi Lavrov y Denis Moncada Colindres constataron con satisfacción la coincidencia de las posturas de Rusia y Nicaragua sobre una amplia gama de temas de la agenda internacional y se pronunciaron por seguir trabajando juntos sobre la base del Memorándum de Intenciones sobre la Interacción consultiva entre el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Nicaragua en foros internacionales multilaterales a nivel de las Representaciones Permanentes y de las delegaciones de ambos países, del 8 de mayo de 2018.

Los Ministros expresaron la disposición de sus Estados a profundizar la interacción con el fin de construir un orden mundial multipolar justo y estable, garantizar la gobernabilidad sostenible del desarrollo internacional, reforzar las acciones colectivas para resolver los problemas internacionales basándose en el Derecho Internacional, principalmente, las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas.

Las Partes tomaron nota del rol destructivo de las políticas de ciertos Estados que mediante sus actos socavan la integridad del Derecho Internacional e intentan imponer sus propias reglas no acordadas, como normas universales.

Observando la necesidad de una solución política y diplomática de las controversias entre los miembros de la comunidad internacional, los Ministros reafirmaron el compromiso con los principios de igualdad soberana de los Estados, no injerencia en los asuntos internos, condenaron enérgicamente la aplicación extraterritorial ilegal de la legislación nacional, el uso unilateral de sanciones que exceden el marco de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Serguéi Lavrov y Denis Moncada Colindres subrayaron la prioridad de mantener la seguridad internacional, incluyendo la preservación y el fortalecimiento de la arquitectura internacional del control de armamentos, el desarme y la no proliferación de las armas de destrucción masiva. Se manifestaron a favor de seguir fortaleciendo la estabilidad global, como la base para garantizar una paz duradera basada en el principio de seguridad igual e indivisible para todos los Estados.

Las Partes expresaron su gran preocupación e inquietud por la terminación del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio como resultado de la retirada de uno de países miembros por pretextos inventados. La ruptura del Tratado corre el riesgo de socavar la seguridad internacional y la estabilidad estratégica, agravar las tensiones y desconfianza, afectar fuertemente la previsibilidad en el ámbito de los misiles nucleares, así como aumentar el potencial de conflicto en muchas regiones del mundo. Las Partes recalcaron la necesidad de esfuerzos colectivos para prevenir una nueva etapa de carrera de armas nucleares y de misiles.

Los Ministros destacaron la importancia de fortalecer el sistema actual de no proliferación de las armas nucleares y de su piedra angular que es el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares. Subrayaron la necesidad de ratificar urgentemente el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares por todos los países de los cuales depende su entrada real en vigor con el fin de fortalecer la paz y la seguridad mundiales.

Los Cancilleres convinieron en la necesidad de seguir coordinando estrechamente el trabajo relacionado con el desarme químico en la Asamblea General de las Naciones Unidas, así como en el marco de otros foros internacionales. Asimismo, declararon en la importancia de apoyar esfuerzos de la comunidad internacional dirigidos a la preservación de la integridad de la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción, el Almacenamiento y el Uso de Armas Químicas, así como la prevención de la politización de las actividades de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

Las Partes abogaron por fortalecer el régimen de la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas (Biológicas) y Toxínicas y sobre su destrucción incluso mediante la aprobación de un protocolo a la Convención que incluya un mecanismo efectivo de control de su cumplimiento, así como impedir cualquier actividad que contradiga a la Convención. Las decisiones respecto a la Convención deben ser examinadas, preparadas y adoptadas con la plena participación de todos los Estados Parte, incluyendo Rusia y Nicaragua.

En el contexto de la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 73/31 del 5 de diciembre de 2018 sobre el «Compromiso de no ser el primero en emplazar armas en el espacio ultraterrestre», así como la Declaración Conjunta de la Federación de Rusia y la República de Nicaragua del 30 de septiembre de 2016, Serguéi Lavrov y Denis Moncada Colindres destacaron la importancia de preservar el espacio ultraterrestre libre de armas y accesible para la exploración y uso con fines pacíficos en beneficio de todos los Estados, independientemente de su nivel de desarrollo científico y económico. Las Partes expresaron su alta preocupación por la perspectiva real de una carrera armamentista en el espacio ultraterrestre y su transformación en un ámbito de la confrontación militar. Los Estados reiteraron la creciente necesidad de firmar un documento multilateral jurídicamente obligatorio que estipule la prohibición del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre, basado en el proyecto del tratado ruso-chino sobre la prevención del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre, el uso de la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza contra objetos ultraterrestres. Las Partes confirmaron que no serán las primeras en emplazar armas de cualquier tipo en el espacio ultraterrestre y aplicarán todos los esfuerzos posibles para evitar que el espacio ultraterrestre se convierta en una arena de la confrontación militar y garantizar la seguridad de la actividad ultraterrestre. Llamaron a los Estados con potencial espacial a seguir su ejemplo.

Los Cancilleres destacaron la importancia fundamental del cumplimiento estricto de los acuerdos jurídicos internacionales vigentes relativos al uso del espacio ultraterrestre con fines únicamente pacíficos, para el desarrollo de la cooperación internacional y el entendimiento mutuo.

Los Ministros se opusieron a la manipulación política y a las medidas coercitivas de carácter financiero en la esfera de la cooperación internacional económica y comercial, condenaron la pretensión de algunos países de arrogarse el derecho a determinar la racionalidad y los válidos parámetros de interacción entre otros Estados, así como manipular los requisitos del régimen global de no proliferación de las armas de destrucción masiva para ajustar cuentas políticas y ejercer presión sobre Estados con los que no coinciden en visiones.

Teniendo en cuenta que no hay alternativa al Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) para arreglar la situación acerca del programa nuclear iraní, los Ministros reiteraron el firme compromiso de Rusia y Nicaragua con la aplicación consecuente de estos acuerdos, en conformidad con la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 2231 (2015) y el artículo 25 de la Carta de las Naciones Unidas, declararon su oposición a sanciones unilaterales contra la República Islámica de Irán, expresaron su determinación de seguir realizando cooperación económica y comercial con Irán mutuamente ventajosa.

Las Partes se pronunciaron a favor de la consolidación de los esfuerzos de la comunidad internacional en su lucha contra el terrorismo, incluyendo la lucha contra su financiamiento difusión de la ideología y propaganda terrorista y extremista, incluso en Internet, movimientos transfronterizos de combatientes terroristas extranjeros, con el papel coordinadora de las Naciones Unidas mediante el cumplimiento estricto de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la aplicación fiel de la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo. Advirtieron la inadmisibilidad de la politización y los estándares dobles en esta esfera.

Los Ministros subrayaron que Rusia y Nicaragua están dispuestas a desarrollar la cooperación en la esfera de la lucha contra el terrorismo, la delincuencia organizada transnacional y el tráfico ilícito de drogas.

Serguéi Lavrov y Denis Moncada Colindres expresaron su preocupación ante la posibilidad de usar las modernas tecnologías de comunicación e información con fines incompatibles con las tareas de mantenimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad mundial, incluso con fines terroristas y otras actividades delictivas. Los Ministros reconocieron la necesidad de seguir elaborando las normas del comportamiento responsable de los Estados en el espacio de la información, que consolidan los principios de no uso de la fuerza, el respeto a la soberanía de los Estados y la no injerencia en sus asuntos internos y que estipulen el uso de la tecnología de información y comunicación exclusivamente con fines pacíficos, así como la focalización de los esfuerzos de la comunidad internacional en prevenir conflictos en el entorno de la información y evitar ensanchamiento del aumento de la «brecha digital».

Los Ministros reafirmaron el interés de los dos Estados en fortalecer la cooperación en el campo de la protección de medio ambiente y reforzar la resiliencia a los efectos del cambio climático mediante la promoción y la introducción de tecnologías avanzadas de la energía, la reducción de las emisiones, el desarrollo de fuentes de energía renovables y la intensificación del uso del gas natural como el combustible fósil más ecológico.

Los Cancilleres subrayaron su compromiso de implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada el 25 de septiembre de 2015, incluyendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Serguéi Lavrov y Denis Moncada Colindres reafirmaron la disposición de Rusia y Nicaragua a continuar sus vigorosos esfuerzos encaminados a combatir la politización de la agenda internacional en la defensa de derechos humanos y el uso de los derechos humanos como pretexto para intervenir en los asuntos internos de los Estados soberanos y emplear contra ellos las medidas coercitivas unilaterales, que van más allá de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas, así como resistir a los intentos de erosionar el carácter intergubernamental de las actividades de las organizaciones internacionales, universales y regionales, falsificar y reescribir la historia con el fin de socavar el sistema actual de relaciones interestatales y el Derecho Internacional.

Los Ministros señalaron la inadmisibilidad de los intentos de distorsionar la historia y revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial. Rusia aprecia el apoyo constante de Nicaragua al proyecto de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Combatir la glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia”.

Las Partes expresaron su rechazo a la práctica de difundir información falsa y provocaciones en los medios de comunicación, incluyendo campañas dirigidas a desacreditar internacionalmente a los Estados soberanos y desestabilizar su situación política interna.

Los Cancilleres se pronunciaron a favor de una América Latina unida, que goce de estabilidad política y económica y subrayaron que solamente bajo esas condiciones la región podría establecerse como uno de los pilares del mundo multipolar.

Serguéi Lavrov y Denis Moncada Colindres destacaron la inaceptabilidad categórica del renacimiento de la filosofía colonial en el mundo contemporáneo en el espíritu de la Doctrina Monroe, de los intentos de socavar los procesos de integración regional al forzar artificialmente la polarización política, y el aliento de las acciones destinadas a eliminar inconstitucionalmente del poder a los opositores ideológicos, ante todo en Venezuela, Cuba, Nicaragua.

Los Ministros reafirmaron el compromiso de la Federación de Rusia y la República de Nicaragua con una solución pacífica de la crisis política en la República Bolivariana de Venezuela por parte de los ciudadanos de este país por medio del diálogo nacional, en estricta conformidad con la Constitución, sin destructiva intervención externa, menos aún el uso de la fuerza. Se pronunciaron a favor del levantamiento inmediato de las sanciones ilegales unilaterales y las medidas aislacionistas que socavan los pilares del desarrollo económico y social constante de este país.

Los Ministros se manifestaron a favor de continuar el trabajo conjunto para fortalecer la cooperación mutuamente beneficiosa entre Rusia y los organismos de integración de América Latina y el Caribe, especialmente con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). Las Partes acogieron la decisión adoptada en diciembre de 2018 por el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del SICA de otorgar a Rusia la condición de observador de conformidad con la solicitud rusa presentada en 2015.

Los Ministros analizaron el estado de la cooperación bilateral, expresaron la satisfacción con la implementación exitosa de proyectos conjuntos en las esferas de salud, espacio ultraterrestre, capacitación del personal, en el campo de la prevención de los desastres naturales.

Las Partes acordaron la necesidad de continuar el trabajo destinado a promover un potencial significativo para mejorar la cooperación entre Rusia y Nicaragua en el ámbito comercial y económico. Reiteraron el interés en mantener el comercio equilibrado mediante una expansión y diversificación del intercambio comercial, principalmente a través de los productos de alto valor agregado y de alta tecnología.

Los Ministros destacaron la importancia de la realización regular de las reuniones de la Comisión Intergubernamental Ruso-Nicaragüense de Comercio, Cooperación Económica, Científica y Técnica, cuya 5ª reunión se celebró en Managua en abril de 2019, para maximizar oportunidades para el desarrollo del comercio bilateral y el fomento de las inversiones mutuas. Acordaron hacer esfuerzos para la implementación práctica de la agenda de la Comisión.

Los Ministros reafirmaron su compromiso de ampliar aún más la base jurídica de la cooperación bilateral. Destacaron la importancia de avanzar en la conclusión de acuerdos entre ambas naciones en la esfera aduanera, de orden público, de educación, de salud, en materia técnico-militar, en el ámbito del uso de la energía nuclear con fines pacíficos.

El Ministro Denis Moncada Colindres expresó su agradecimiento al Ministro Serguéi Lavrov por la cálida acogida que le fuera prestada durante su visita a Moscú e invitó al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia a realizar una visita de respuesta a Nicaragua. La invitación fue aceptada con gratitud. Las fechas se acordarán a través de canales diplomáticos.