JPEG - 32.8 KB

Fuente: Departamento de Estado de los Estados Unidos

La empresa de telecomunicaciones Huawei quiere instalar sus equipos de quinta generación (5G) en redes de todo el mundo. Dado que muchos tienen preocupaciones respecto a la compañía, Huawei está difundiendo agresivamente información engañosa y falsa sobre sus capacidades técnicas, sus propietarios y las obligaciones legales con la República Popular China y el Partido Comunista Chino. No se puede confiar en que Huawei que diga la verdad o proteja los intereses de otros, y no se le debe confiar la vital seguridad de las redes 5G.

Mito #1: Es la más económica.

DATO: Huawei recibe subsidios de la República Popular China por una razón, sin embargo otras compañías tienen precios competitivos.

Los bancos estatales de Pekín entregan decenas de miles de millones de dólares en subsidios para la financiación de Huawei de modo que China pueda obtener acceso a mercados extranjeros y lograr un dominio estratégico mundial.
Las iniciativas de Huawei para monopolizar el mercado de 5G tienen implicaciones preocupantes en términos de eliminar la competencia, controlar las cadenas de suministros y manipular los precios.
Samsung, Ericsson y Nokia ofrecen infraestructura de alta calidad para redes 5G a precios comparables, sin la amenaza de un exceso de autoridad.
Los costos a largo plazo para arreglar los programas informáticos de Huawei y los fallos en la seguridad disminuyen cualquier ahorro inicial.
China no es miembro del Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC y no se adhiere a los principios del acuerdo de apertura, transparencia y no discriminación.
En su territorio, China restringe enérgicamente a las empresas extranjeras el acceso al principal mercado de telecomunicaciones en el mundo, el mercado nacional de China.
Ericsson y Nokia han visto desplomarse su participación en el mercado de China durante la última década.

MITO #2: Es la más avanzada.

DATO: Huawei se ha rezagado en cuanto a la relevancia y el valor de sus patentes.

Huawei ha solicitado la mayor cantidad de patentes, pero este dato es erróneo:
Cuando se le evalúa por esencialidad, que es el grado en que cada solicitud de patente es realmente esencial para la red 5G, Huawei está detrás de Ericsson, Samsung, Nokia y Qualcomm.
Cuando se le evalúa por jurisdicción, o la cantidad de patentes solicitadas en Europa y Estados Unidos, Huawei está aún más rezagada que otros competidores adicionales como Sharp, Intel y LG.
Cuando se le evalúa por la cantidad de patentes otorgadas, Huawei aparece detrás de Nokia, Samsung y LG.
Ericsson, Nokia y Samsung tienen capacidades similares para construir redes 5G de principio a fin, sin el uso de la tecnología de Huawei.

MITO #3: Comparte nuestros valores.

DATO: Las acciones de Huawei no son compatibles con los valores democráticos.

Huawei afirma que comparte nuestros valores en relación a los derechos individuales, privacidad, estado de derecho y soberanía.
Sin embargo, las acciones de Huawei sugieren lo contrario: apoya activamente a regímenes autoritarios, el robo de la propiedad intelectual y la vigilancia utilizada para el control de la población y la represión de minorías en China.
Como el principal ejecutivo de Huawei dijo en 2018, “nosotros tenemos nuestro propio sistema de valores”. También admitió públicamente que Huawei no cumple el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea, y no lo cumplirá por lo menos en otros cinco años.

MITO #4: Siempre protege los intereses de sus clientes y de sus socios.

DATO: Huawei tiene un historial de espionaje, robo y apoyo a regímenes autoritarios.

Motorola, Nortel, Cisco y muchos otros han presentado demandas legales contra Huawei por robo de propiedad intelectual. En algunos casos, Huawei llegó a un acuerdo pagando una compensación y admitiendo su culpabilidad.
Huawei fue encontrada culpable por un jurado de robar secretos comerciales a T-Mobile en 2017.
Huawei presuntamente paga bonos al personal por robar secretos comerciales a sus competidores.
Se ha informado que Huawei ha vendido equipos tecnológicamente avanzados, en violación de las sanciones, a los regímenes represores de Irán, Corea del Norte y Siria.
Supuestamente los técnicos de Huawei han ayudado a gobiernos africanos a espiar a sus opositores políticos.

MITO #5: Las redes que utilicen la red de cuarta generación (4G) de Huawei deberán utilizar su 5G o enfrentarán costos y retrasos prohibitivos.

DATO: Los equipos de Huawei pueden reemplazarse fácilmente con el tiempo.

Huawei ha difundido la idea falsa de que quienes utilizan su infraestructura de 4G deben adquirir la de 5G de Huawei, o enfrentarán gastos y retrasos extraordinarios para “quitarla y reemplazarla” con la de otro proveedor.
La 4G existente de Huawei puede ser reemplazada fácilmente con el tiempo durante el mantenimiento regular de su ciclo de vida.
El verdadero costo de reemplazar los equipos de Huawei para el acceso por radio en Europa se calcula en solo 3.500 millones de dólares, esto es 7 dólares por suscriptor, lo que no causará retrasos significativos para introducir la 5G ni impactará el precio de nuevos lanzamientos de redes 5G.

MITO #6: Es una víctima de la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China.

DATO: Ninguna de las alternativas para Huawei son las compañías de Estados Unidos.

Actualmente ninguna compañía estadounidense ofrece soluciones integrales mediante redes 5G. La preocupación por la seguridad, expresada por Estados Unidos, se refiere verdaderamente a nuestra seguridad común.
Las alternativas de proveedores de soluciones integrales tienen su sede en democracias que ofrecen protección judicial y un estado de derecho para evitar los excesos gubernamentales: Ericsson (Suecia), Nokia (Finlandia) y Samsung (Corea del Sur).

MITO #7: Acuerdos para código compartido y “no espionaje” podrían hacer que sea segura.

DATO: Las promesas de Huawei son puro teatro.

Incluso los países que en la actualidad trabajan con Huawei dicen que no pueden replicar su código fuente y que no tienen manera de saber si Huawei les dice la verdad sobre sus productos 5G.
Huawei puede cambiar el código fuente de su red 5G en cualquier momento para agregar “puertas traseras” o “interruptores de emergencia” con actualizaciones que se desplieguen rápidamente y que no puedan ser monitorizadas por seres humanos o computadoras de manera realista.
No importa que promesas haga Huawei, la Ley de Inteligencia Nacional y la Ley de Ciberseguridad de la República Popular China requieren de su cooperación secreta a solicitud de dicha República, incluyendo la entrega de datos sensibles sobre sus clientes.
Asimismo, como se requiere a todas las empresas en China, una división del Partido Comunista Chino forma parte de la estructura corporativa de Huawei.

MITO #8: Es una compañía independiente, libre de interferencia gubernamental.

DATO: Huawei tiene profundos vínculos con el Partido Comunista Chino y con los militares.

Huawei no permite auditorías extranjeras, por lo que la verdadera condición de la compañía, incluidas las ventas y las ganancias, no puede ser verificada con objetividad.
La verdadera identidad del 99 por ciento de los propietarios de Huawei y de sus actuales procedimientos operativos son un secreto celosamente guardado, conocido solo por un pequeño grupo de personas dentro de China.
Huawei afirma que es propiedad de sus empleados por medio de un sindicato, pero todos los sindicatos de China en realidad son propiedad del Estado.
Huawei y sus empleados con frecuencia colaboran con el Ejército Popular de Liberación de China.

MITO #9: Bloquearla dañará la competitividad y retrasará la instalación de las redes 5G.

DATO: Los países no deben precipitarse y fracasar cuando existen alternativas disponibles e inmediatas a Huawei.

Huawei ha promocionado la falsa narrativa de que prohibir la compañía causará que los países “queden rezagados”.
Otras compañías cuentan actualmente con la capacidad y el tamaño para atender las demandas del mercado al ofrecer equipos comparables o de mejor calidad para la red 5G.
La tecnología 5G está en sus inicios, los equipos para las redes y los programas informáticos evolucionarán rápidamente y mejorarán a medida que se desarrollen sus usos (como los vehículos autónomos y las fábricas inteligentes).
Seguir permitiendo a Huawei recurrir a prácticas anticompetitivas para frenar la competitividad en lugar de prohibirla solo conseguirá dañar el comercio justo mucho más.

* * *

PROMESAS INCREIBLES, RIESGOS IMPORTANTES

La quinta generación (5G) de la tecnología inalámbrica será la espina dorsal del futuro desarrollo económico y de los servicios públicos. Las nuevas sociedades que trabajen en redes dependerán críticamente de nuevas aplicaciones innovadoras. Los países deben tomar medidas ahora para salvaguardar sus redes emergentes 5G porque los riesgos no pueden ser más grandes.

MUCHA MÁS VELOCIDAD QUE LOS TELÉFONOS INTELIGENTES

La 5G ha de transformar todos los aspectos de nuestras vidas al permitir el uso de asombrosas nuevas aplicaciones:

Autos, autobuses y trenes autónomos.
Telecirugía que conecta a los cirujanos con los pacientes separados por grandes distancias.
Infraestructura crítica más eficiente, como las redes eléctricas y los sistemas de agua.
Millones de artefactos conectados en red, incluyendo aplicaciones “inteligentes” para los enseres domésticos.
Potenciales usos ilimitados todavía no inventados.

LAS REDES 5G DEBEN SER CONSTRUÍDAS CON CUIDADO PARA PROTEGER A LA CIUDADANIA.

Para lograr las promesas de la 5G, los países deben tomar medidas ahora para asegurarse de que sus redes 5G serán seguras:

La privacidad se verá amenazada si hay “puertas traseras” intencionales por donde se puedan extraer los datos personales de los ciudadanos.
La seguridad y la salvedad se verán amenazadas si ataques con “interruptores de emergencia” pueden perturbar o apagar las redes 5G.
Los derechos humanos se verán amenazados si hay “ciudades inteligentes” que usen las tecnologías de vigilancia para limitar las libertades personales y señalar a ciudadanos vulnerables.
Las economías se verán amenazadas si los derechos de propiedad intelectual pueden ser robados.
La soberanía se verá amenazada si los países confían en redes controladas por gobiernos autoritarios.

¿EN QUIÉN SE PUEDE CONFIAR PARA CONSTRUIR SU FUTURA 5G?

Las normas nacionales para las redes 5G deben tomar en cuenta el país y el modelo de gobierno donde tienen su sede las empresas de los equipos y los programas informáticos de 5G.
No puede haber confianza cuando los vendedores está sometidos a manipulaciones secretas por un gobierno autoritario como el de la República Popular China, que carece de un poder judicial independiente y de un estado de derecho que impida el uso incorrecto de los datos.
Nuestros expertos técnicos consideran que ningún arreglo técnico puede mitigar los riegos generales de permitir los equipos de Huawei y ZTE en cualquier lugar de la infraestructura de la red 5G.
Ericsson (de Suecia), Nokia (de Finlandia) y Samsung (de Corea del Sur) tienen equipos excelentes y costos competitivos y no están sometidos al capricho de regímenes autoritarios.

ESTADOS UNIDOS APOYA UN FUTURO DE 5G SEGURO PARA TODOS

Acogemos favorablemente la colaboración con asociados y aliados para garantizar nuestra seguridad compartida en un futuro de 5G.
Permitir a equipos de compañías de China en cualquier lugar de la red 5G crea riesgos inaceptables para la seguridad nacional, la infraestructura crítica, la privacidad y los derechos humanos.
Hemos tomado medidas para permitir el acceso solo de equipos confiables en todos los componentes de la red 5G.
Estados Unidos reconsiderará cómo interconectarse y compartir información con países que tengan comprometida su seguridad en la red 5G.